Frío

Sí, esto está en la categoría educación. Tendrá sentido enseguida.

Hace meses me compré unos vestidos monísimos, de algodón elástico, de manga larga y bordados. El problema es que no tengo ninguna chaqueta que combine con ellos, y si me los pongo para ir a trabajar no quiero estar todo el día con el abrigo puesto. Así que me fui a las rebajas con una idea de qué chaqueta quería: algo suelto para poder correr por un pasillo, escribir en la pizarra, cargar con pesos, nada, lo típico. pero en las tiendas no me gustaba nada.

Hablé con una vendedora, que después de escuchar cada una de mis pegas a sus prendas, dijo “me ha dicho que los vestidos son de manga larga, ¿no? Entonces para qué necesita llevar puesta una chaqueta, habiendo calefacción?”

Y yo no le contesté nada. ¿Cómo le cuento que he trabajado en un instituto con el patio orientado al norte, donde era imposible mantener calientes todas las aulas de esa fachada? El problema no habría existido si hubieran construido el edificio con cualquier otra orientación, pero aquello es lo que había. ¿Cómo le cuento que trabajo en un instituto que está alicatado por entero? Es útil para que no se manche la pared, imagino que ahorramos mucho en pintura. Hablando de ahorro, también podría decir que como parte del ahorro energético la calefacción está puesta entre dos y cuatro horas al día. Y en realidad da igual, porque hay puertas y ventanas abiertas por todas partes.

El ahorro es necesario, y se hace bastante bien. Lo que no hay es eficiencia. He pasado de un instituto con una fachada norte y una fachada sur, con medio instituto helado y el otro medio sudando como pollitos, a un instituto que parece pensado para que demos clases en julio y agosto. Muy fresco, sí, pero entre Noviembre y Abril se pasa frío. Se pasa mal. Y parece tonto, pero esto influye en nuestro trabajo y en el rendimiento de los alumnos, que además de estar incómodos dedican un tiempo precioso a pelearse para sentarse cerca del radiador y de paso controlar si se abren las ventanas.

En fin. Dejaré mis vestiditos para días de más calor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *