Tacones y hijabs

Me pregunto cuándo se le va a ocurrir a alguien prohibir los tacones altos. Porque ya sé que taparse la cara y taparse la cabeza no son lo mismo, pero si me pongo a comparar el velo con los tacones, no hay color.

Primero las diferencias.

1. Los tacones altos hacen que duelan los pies, las rodillas y las lumbares. El velo no duele.

2. Los tacones pueden provocar lesiones permanentes e irreversibles en las articulaciones. El velo, no (taparse la cara imagino que puede hacer perder visión).

3. Los tacones limitan la movilidad. Con ellos no se puede correr, ni agacharse, entre otros movimientos. El velo no afecta a la movilidad (taparse la cara, sí, por la pérdida de visión periférica).

4. El tacón es sexy y se inventó para ser sexy. El velo, por el contrario, generalmente des-sexualiza a quien lo lleva.

5. El tacón no tiene absolutamente nada que ver con la religión. El velo sí.

6. No todas las mujeres pueden ponerse tacones, por los motivos de salud dichos al principio. El velo, en cambio, se lo puede poner todo el mundo.

7. Un velo es más barato que un par de zapatos de tacón, y mucho más barato que un par de zapatos de tacón de buena calidad.

8. Un tacón es un accesorio exclusivamente femenino. En el islam, los hombres no se cubren la cabeza, aunque en otras religiones sí (judíos y sikhs).

Ahora algunas semejanzas:

1. Es opinión mayoritaria pero controvertida que los tacones son bonitos en sí mismos, y que realzan la belleza de quien se los pone. Los velos pueden ser bonitos, y también es una opinión discutida que puede embellecer a quien lo lleva. Eso depende del tipo de velo.

2. El tacón es un identificativo cultural. El velo también, pero mucho más intensamente.

3. El tacón es a veces obligatorio, por ejemplo por razones profesionales. El velo también. Todas las musulmanas se lo ponen como mínimo para rezar.

4. El tacón es una obligación social. Si está de moda, es el único calzado disponible para ir vestida elegantemente. Forma parte de algunos uniformes. El velo puede ser, también, una obligación social. Sí, sé que hay diferencias de grado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *