Archivos mensuales: Noviembre 2015

Medidas concretas (y no tanto) para mejorar la educación en España.

Me podía haber salido un título más pegadizo, con más gancho, pero mira, esto es lo que hay.  A raíz de una conversación en la que se concluyó que los gobiernos a veces hacen exactamente lo contrario de lo que la comunidad educativa necesita, me planteo: ¿qué haría yo para arreglar este embrollo?

Ya he hablado un poco de los problemas de la educación en una zona rural. Aquí voy a ser un poco más concreta en las sugerencias y más general en su ámbito de aplicación. Intento hablar lo justito de lo que desconozco (Infantil y Primaria) y sé que voy a hablar de medidas difíciles o imposibles de llevar a cabo. Siempre por falta de financiación o de voluntad, no porque sean de por sí imposibles.

Medidas específicas para Infantil y Primaria:

  1. Guarderías públicas, muchas,  buenas y baratas.
  2. Ninguna prueba estandarizada en Primaria.
  3. Orientadores en todos los centros, no equipos de orientación manejando varios centros a la vez. Medidas de apoyo rápidas y específicas para el alumnado que las necesite desde Primaria.
  4. El fracaso escolar no empieza donde quieren arreglarlo los sistemas educativos, que es cuando los alumnos están entre 2º y 4º de ESO (13 años si no han repetido nunca, alrededor de 15 o 16 si han repetido). Está antes, y es en 2º a 3º cuando se culmina un proceso que comenzó mucho antes. Por eso, medidas de apoyo, adaptaciones, entrevistas con los padres, grupos reducidos (no segregados por nivel) y demás deben ponerse en práctica intensivamente desde Primaria. ¿Que ya se hace? Pues que se haga más.
  5. Retrasar el inicio de las clases de lengua extranjera. Sí, has leído bien. Explico muy brevemente: una cantidad muy pequeña de horas de clase no sirve de nada a ninguna edad. Los niños aprenden un idioma más rápido que los adultos cuando el sistema es de inmersión (es decir, irnos a vivir a donde se habla dicho idioma o ir a clases en un sistema bilingüe), pero eso no significa que haya diferencia entre empezar a recibir clases a los 3, 6, o 9 años. Es perfectamente posible adquirir un uso aceptable de una lengua extranjera empezando alrededor de los 10 años (un ejemplo: en Finlandia empiezan con unos 9-10 años). Sencillamente: o das clases en un sistema verdaderamente bilingüe, o todo lo que hagas antes de cierta edad es perder el tiempo. Podemos debatir si la edad útil empieza hacia los 7 o hacia los 10 años.
  6. Criterios más estrictos para la entrada en Magisterio.
  7. Más formación en contenidos en la carrera de Magisterio. Tengo entendido que tienen bastante carga de pedagogía, algo de formación general y muy poca formación específica.

Medidas específicas para la ESO:

  1. Una pequeña reducción de las horas semanales de clase en Secundaria. Un aumento equivalente en la longitud del curso escolar (profesorado y alumnado trabajaríamos la misma cantidad de horas).
  2. Más personal en los departamentos de Orientación.
  3. Lectura: si quieres que en la ESO conozcan el argumento de los clásicos, ¿por qué librito adaptado mejor que película? Si quieres que en la ESO conozcan el estilo de los clásicos, ¿por qué adaptación mejor que antología? Si quieres que en la ESO cojan costumbre de leer, ¿por qué leer lo que les mandes mejor que lo que les apetezca? Conclusión: que no haya clásicos de la literatura española adaptados como lecturas obligatorias. Nunca. No hay ningún motivo pedagógico para ello.

Medidas para los niveles post-obligatorios:

  1. Becas de movilidad para FP y la universidad. Es decir, que las becas deben tener en cuenta la distancia entre el centro de estudios y el domicilio familiar.
  2. Mantenimiento en Bachillerato de la hora de tutoría de ESO. ¿Por qué? porque si no, al final pierdes clases de la asignatura que da el tutor con cuestiones de tutoría.

Medidas para todo el profesorado, independientemente del nivel educativo que imparte:

  1. Los profesores tenemos un complemento salarial por formación, los sexenios. Multiplicaría cuánto dinero es y cuántas horas de formación son necesarias por sexenios. Digamos, triplicar el dinero que recibimos y doblar las horas necesarias para cobrar ese suplemente.
  2. No implantaría ni un solo cambio curricular sin al menos dos años de plazo para que los profesores se formen. Cinco, si hablamos de aprender un idioma. ¿Por qué dos años? Porque a lo mejor los interesados en ser el nuevo profesor de ajedrez o encaje de bolillos no consiguen plaza este año, y el que viene sí.
  3. Unas oposiciones menos basadas en lo memorístico. Más duras que ahora, pero no por el requisito de memorizar largos temas.
  4. Nadie debería poder dar clase sin cumplir los requisitos legales de un profesor en España. Eso incluye a los asistentes de conversación o profesorado nativo (aunque éstos no pasarían por las oposiciones)
  5. Menos horas de clase para que los profesores podamos tener más horas de trabajo presenciales. Para que os hagáis una idea por días en vez de por semanas,  en Secundaria tengo una media de 4 horas de clase, 1 de reuniones o guardias, y media de recreo. En Primaria tienen menos “huecos” en el horario que yo. Por eso reducir las horas me parece más importante en Primaria que en Secundaria. Hay trabajo que te puedes llevar a casa, pero hay cosas que quieres hacer en el centro, cuando hay alumnos y compañeros.
  6. Más y mejor formación en prácticas. Los tutores de prácticas deberían tener una reducción horaria y un complemento salarial acorde al trabajo extra que van a tener (ahora mismo, un tutor de prácticas trabaja gratis).
  7. Nadie debe acceder a un puesto antes de recibir formación específica. Ni los coordinadores (por ejemplo TIC, de biblioteca), ni los cargos de gestión como la jefatura de departamento o la dirección. Ahora la formación suele ser posterior a conseguir el cargo.
  8. Que el profesorado ausente sea sustituido rápido. Hasta hace pocos años, la cobertura de las ausencias del profesorado era errática. Ahora empieza a partir de los 15 días de ausencia.
  9. Que las observaciones dejen de ser un tabú: que nos acostumbremos a dar clase en compañía. De un evaluador, de un profesor de apoyo o de un profesor en prácticas.
  10. Derivado de lo anterior: evaluaciones periódicas que no midan los resultados académicos del alumnado. Deberían servir para asesorar y para orientar cursos de reciclaje, no para suponer una contrapartida económica. Reconozco que creo que debemos ser evaluados periódicamente, pero que no sabría decir cuáles deberían ser las consecuencias.

Medidas multinivel no referidas al profesorado:

  1. Una auditoría energética de todos los centros. Centros escolares construidos o reformados según criterios estrictos de eficiencia energética.  Aire acondicionado o ventiladores de techo donde se superen los 30 grados en septiembre y mayo. Calefacción que funcione y presupuesto para que esté encendida.
  2. Descansos de 5 minutos entre hora y hora de clase. Siempre. En todos los niveles.
  3. Criterios más rigurosos a la hora de aprobar libros de texto. Materiales curriculares bien diseñados (unidades didácticas completas, o programaciones enteras fáciles de adaptar) de creación pública. Es decir: el Ministerio o las Consejerías de Educación deberían poner a disposición del profesorado y de las familias, a precios bajos, materiales digitales y en papel. En papel también porque a veces se va la luz, o internet, o quieres subrayar, o lo que sea.
  4. Que los medios materiales funcionen, y si se rompen, se arreglen. Me he pasado meses y años en departamentos con impresoras rotas, pizarras digitales sin audio, proyectores con el color distorsionado….
  5. Comedores escolares. Más y mejores. Comedores en Secundaria.
  6. ¿Sistema bilingüe? En principio vale, pero con ningún profesor con un nivel inferior al B2 de la Escuela de Idiomas, que quiere decir C1 en la mayoría de certificaciones oficiales. El nivel que avala el First Certificate de Cambridge es lo que quieres que consigan los alumnos, no un requisitosuficiente para el profesor.
  7. Organizar el uso de los centros educativos por las tardes, en horas no lectivas, ya sea con monitores o con el profesorado. No para dar clase, sino para usar el recreo, dar talleres, usar la biblioteca escolar, etc.
  8. Un respeto escrupuloso de las ratios, y reducir la de Bachillerato. No se puede dar clase en aulas en las que los alumnos no caben.
  9. Mientras exista la escuela concertada, la prohibición absoluta de cobrar ni un solo euro a su alumnado, por ningún concepto. Si no se pueden apañar con el dinero del concierto, que salgan del negocio. Vamos, que trabajen en igualdad de condiciones con la escuela pública.

Medidas que se salen del centro educativo:

  1. Las bibliotecas públicas deberían abrir 12 horas al día, 6 días en semana, 45 semanas al año. Deberían tener salas de silencio, de trabajo e infantiles, wifi gratis, ordenadores, e impresión a precio de coste.
  2. Actividades culturales y de ocio a nivel municipal o de distrito.
  3. Controles mucho más estrictos para homologar los libros de texto.
  4. Los libros de texto, caso de utilizarse, deberían tener algún tipo de subvención. Los profesores que no los usen deberían poder utilizar ese dinero para material de consulta (libros que no sean de texto, diccionarios, etc).
  5. Una causa del fracaso escolar es que el alumnado cree que estudiar no sirve para nada. Nadie puede hacer bien algo que no le resulta ni agradable ni útil. Aquí el problema no es del sistema educativo, es del mercado laboral, ese “modelo productivo” tan mencionado. El niño y la niña de once o doce años ya piensan “si lo que me espera es el ladrillo, la fruta, servir copas y cuidar de bebés, ¿para qué estudiar primero?”. Los profesores no podemos estar solos en la tarea de explicarles por qué ese no es un razonamiento válido.
  6. Del mismo modo, soluciones reales y efectivas a la pobreza infantil. Con hambre se estudia fatal.
  7. El fin de los debates sobre si los profesores hacemos nuestro trabajo…. casualmente justo durante las campañas electorales, la aprobación de presupuestos y similares momentos políticamente claves. Que dejemos de ser un arma arrojadiza.

Sé que son inconexas y difusas, algunas muy obvias, y que si fuera una experta en gestión educativa debería poder decir de dónde saldrá el dinero y con qué estrategia se aplicaría algo de todo esto. Pero creo que es, al menos, un principio. Y sin apenas cambios legislativos ni curriculares.

Las “tutorías con las familias” en educación.

Una de las partes más invisibles del trabajo del profesorado es la entrevista con las familias. Cuando hice cursos de preparación pedagógica y metodológica nunca se las mencionó, excepto para decir, de pasada, que hay quien protesta porque “hemos suspendido a su niño”. Sí, a veces la cita con la familia puede tener que resolver un conflicto, pero hay bastante más que saber.

Para empezar, el protocolo que se sigue. Yo puedo hablar del que me he encontrado en los institutos de secundaria de Andalucía. La cita puede ser a petición de la familia, que normalmente te lo comunica a través del alumno, o del profesor. Los profesores tenemos montones de cosas que hacer que nos vienen impuestas, y es difícil tener iniciativa para citar tú, pero en algunos momentos (esas rebeldías adolescentes, el paso de Primaria a ESO, esa criatura que ves venir que va a suspender muchas como no cambie…) una llamada de teléfono a tiempo puede arreglar mucho.

Si eres tutor, legalmente se reserva a esta tarea una hora semanal, que en muchos casos es por la tarde. Como yo me extiendo bastante en esas reuniones, me da tiempo a ver a pocas familias y por eso también meto algunas citas en huecos que tengo en mi horario de mañana. Entre llamar por teléfono, hablar con otros profesores, la reunión en sí, y llevar un registro, probablemente me coge un par de horas semanales de media. Pero nada, cita cogida y lo siguiente es conseguir que los demás profesores rellenen una hojita con la información que consideren relevante sobre el alumno: cómo se porta, si hace las tareas, y qué notas saca. Las primeras veces me extrañó, yo creía que los niños llegan a casa y cuentan qué les han puesto en tal examen o si tienen deberes, pero resulta que no, que algunos mienten o disimulan. Algunos padres se enfadan mucho cuando se enteran, y otros se resignan a que sus hijos no hablen en casa de ningún problema académico.

Y entonces llega la cita. Tienes que tener preparada la hoja en la que los profesores han apuntado sus observaciones y cualquier otra información que consideres necesaria. Aunque parezca una tontería, con la persona que venga lo primero que tienes que hacer es identificarte (sabe que eres el tutor o tutora pero quizá no sabe ni cómo te llamas ni qué materia das) e identificar a quien ha venido. En mi experiencia, la cita suele ser con la madre, pero también veo a padres, abuelas, abuelos, tutores legales, y cuidadores de facto sin relación de sangre, además de a la actual pareja de la madre y a hermanas mayores.

Las familias vienen casi siempre a que se las informe del progreso académico, pero no es lo único que quieren saber. En época de notas vienen a que se les cuente la causa de los suspensos, y eso no debe ponernos a la defensiva, ya que muchas veces quien parece que viene a protestar porque cree que su hijo mereció otra cosa lo que quiere saber son los motivos: ¿necesita refuerzo? ¿tiene dificultades porque trabaja y aún así no comprende? ¿no ha trabajado lo suficiente? ¿por qué no me avisaron de que no hacía nunca los deberes? (y aquí es donde te das cuenta que deberías haber citado tú a esa familia semanas antes). También hay familias con hijos que trabajan más y mejor si están un poco “controlados”, y vienen a verte una o dos veces al trimestre para que su hijo sienta esa vigilancia. A veces, si el alumno está en un curso inmediatamente anterior a que haya optatividad, es bueno orientar a los padres sobre cuáles son las opciones futuras de sus hijos sin necesidad de que pregunten.

Hay reuniones agradables, tipo “yo lo que quería era ponerle cara porque si no es muy frío, que mi hijo pasa aquí con usted todo el día” y reuniones muy desagradables, como cuando te toca arreglar un caso de acoso escolar o cuando una familia está enfrentada con un profesor (tú o un compañero). En cualquier caso, las desagradables son una excepción. Lo más importante es tener toda la información muy clarita antes de que la familia llegue, y si no puedes tenerla, saber a quién tienes que preguntar.

Muy pocas veces he tenido una reunión simultánea con la familia y un alumno (exactamente dos veces en toda mi carrera). No suele ser una buena idea porque el adolescente va a sentirse demasiado presionado por tanto adulto hablando de él, y se puede cerrar en banda. Estas reuniones sí son una buena idea cuando ha habido malentendidos: el alumno nos ha mentido y queremos aclararlo entre todos, hay un caso de acoso y la presencia de un familiar adulto es reconfortante, queremos orientar unas técnicas de estudio que el adulto puede asistir porque el niño solo no va a saber… es decir, algunas situaciones muy puntuales.

Por supuesto, se puede atender por teléfono o email. Yo reservo el teléfono solo para lo que es urgentísimo, y el email lo uso siempre que la propia familia me lo pide. Aunque sea lo más rápido, me gusta el trato en persona.

La cita con los padres es una rutina más del profesorado que no se valora lo suficiente. Hay que tratarlas con el respeto que merecen y no verlas como un fastidio, aunque como no son una tarea sistemática, siempre parecen un “extra”. Un par de reuniones con una familia pueden aclarar dudas, prevenir conflictos posteriores, e incluso salvar la trayectoria de un niño.