Archivos mensuales: junio 2018

Qué queremos decir con “conciliación”: guía para no padres.

El título completo es “Guía para no padres y para gente rica que no necesita preocuparse del cuidado de sus hijos, porque siempre tendrán suficiente ayuda”, pero quedaba muy largo.

Cuando no tienes hijos, sólo ves a las madres ir con mucha prisa a todas partes. Puede que tu madre estuviera siempre quejosa o cansada. Y a veces se debaje sobre si la baja maternal es demasiado corta. Son dieciséis semanas  El colegio (Educación Infantil) empieza a los tres años. ¿Qué hacemos las familias los dos años y medio en los que la madre no tiene baja maternal pagada y el niño no tiene educación gratuita? Y sobre todo, ¿qué queremos? No buscamos todos lo mismo, pero aquí una pequeña guía. Para quien lo desconozca, y para políticos despistados que hacen propuestas que no resuelven gran cosa.

Los primeros días:  Una madre reciente, más si ha sufrido una cesárea, y más si da el pecho porque el bebé es totalmente dependiente de ella, necesita toda la ayuda que tenga. En cualquier caso, el bebé duerme trechos muy cortos, mama (o toma biberón) despacio y con frecuencia. La baja por paternidad ahora son dos semanas y debería ser, como mínimo, un par de meses y me quedo corta. Seis estaría bien. Y esta baja debería ser irrenunciable, como las vacaciones, para que fuera no sólo ilegal sino imposible que hubiera presiones en el trabajo para no cogerla. Para evitar la discriminación hay quien dice que debería ser tan larga como la de las madres.

El bebé: la recomendación oficial es lactancia materna exclusiva y a demanda hasta los seis meses. Eso son 26 semanas. Ahora, las madres tenemos derecho a 16 semanas de baja maternal, y a un permiso de lactancia de chiste: un ratito al día que podemos concentrar en forma de 2 semanas seguidas, y así tener 18. Suponte que entonces te coges las vacaciones (no siempre se puede) y tienes 22 semanas, y un bebé de cinco meses. Aún no se tiene sentado solo. Empieza a jugar arrastrándose por el suelo. Es muy, muy pequeño. Y tú tienes que volver a trabajar, si no te han despedido, a menos que te pidas un tiempo sin sueldo. ¿Qué necesitamos? Pues como mínimo, una baja maternal de 26 semanas, no las 16 de ahora. Mejor que eso: un año para la madre y seis meses para el padre.

El bebé de 6 meses a un año: Es un período muy largo y de grandes cambios en el niño. Sus necesidades y las de la familia cambian sin parar. Los niños empiezan a demandar mucha atención cuando se mueven solos (redondeando, reptan o gatean desde los 9 meses, caminan alrededor del año). Hay quien piensa que cuando todavía no llegan al año, para ellos no es especialmente beneficioso ir a la guardería. Además con 11 y 12 meses se ponen gran cantidad de vacunas importantes y el sistema inmune es más maduro ante el bombardeo de infecciones que es inevitable que pille en la guardería. Mucha gente, por una cuestión emocional, pone la fecha en “cuando anden solos”. Luego está la madre. Hay madres que quieren estar con sus bebés el mayor tiempo posible y otras que tienen ganas de ver a adultos, recuperar parte de sus costumbres anteriores, salir de casa… es una cuestión muy personal. Yo volví al trabajo cuando mi bebé tenía 7 meses y para mí fue el tiempo perfecto. No necesitaba tanto trabajar como tener un rato para algo que no fuera la casa y la familia, y para eso tenía que salir.

Del año a los tres años: Necesitamos escuelas infantiles. Pequeñas para que todo el mundo se conozca y porque deben ser muchas para tenerlas al lado de casa. El personal que trabaja en ellas debe tener una formación excelente. En España esto se consigue: las maestras de Infantil son unas fenómenas. Debería haber suficientes guarderías públicas y una oferta de plazas suficiente. Y una ratio decente de maestras o cuidadoras/aula. Y deberían ser baratas, porque lo de ahora es de llorar. Cuestan una fortuna. Os pongo un ejemplo: en Andalucía las guarderías públicas, que son pocas (en mi pueblo cubren cerca de la mitad de la demanda) tienen un precio máximo de 280 euros, y pagas menos, por tramos, según tu renta. Necesitamos todo esto tanto si somos trabajadoras por cuenta ajena como si no, porque llevamos meses pasando 24 horas al día con un bebé y necesitamos un rato para buscar trabajo, ir al médico, oírnos pensar, dormir la siesta, o cortarnos el pelo. No todas las mujeres están de acuerdo conmigo. Pero tú danos una escuela infantil por si acaso.

A veces se sugiere el teletrabajo como medida de conciliación. Se lo he visto hacer a políticas de derechas. Como profesora, soy partidaria de llevarte papeleo a casa si estás más cómodo haciendo tus cosas en pijama, delante de la tele. Pero como madre, el teletrabajo es entre horrible e inviable. Un niño pequeño no sabe dejarte tranquila. Los adultos tampoco es que respeten mucho, pero los niños no, nada de nada. El teletrabajo no ahorra tiempo ni te permite hacer varias cosas a la vez. Solo te ahorra el tiempo del transporte, suponiendo que puedas concentrarlo en jornadas completas.

Con el niño ya escolarizado: En la escuela infantil se puede escoger la longitud de la jornada, pero no el horario. Son todas por la mañana. Eso es bueno para los niños y significa que las empresas deberían estar obligadas a dar horario de mañana si lo desean a todas las personas que tengan niños pequeños a su cuidado. Otras medidas útiles son:

  • El horario flexible. Trabajas X horas a la semana pero tú decides cuándo.
  • La reducción de jornada sin reducción de sueldo.
  • La reducción de jornada con reducción de sueldo no proporcional a las horas reducidas (es decir, si calculas euros/hora en realidad es mejor para la madre).
  • La jornada intensiva para todos los trabajadores.
  • La planificación eficaz del trabajo. Suele ponerse de ejemplo no poner reuniones por las tardes. Incluyo aquí el teletrabajo parcial.
  • El traslado a otro centro de la misma empresa (suponte que ser madre o padre diera preferencia para traslado más cerca de tu casa).
  • Facilidades varias para el trabajo autónomo y las PYMES. Muchas madres se dedican al autoempleo porque no las quiere contratar nadie, y eso no es lo mejor, pero como es una situación que ya se da, lo dejaré mencionado. No me refiero a fomentarlo, sino a que ya que ocurre, que no sea tan difícil.

Hay más, pero estas son algunas bastante básicas.

Y por último: ¿hacen falta medidas que alarguen el tiempo que los niños están al cuidado de otras personas? Claramente, no. Los niños españoles tienen una jornada escolar inusualmente larga (en Alemania son cuatro horas y media). Las vacaciones también son largas, pero no se trata de que pasen más tiempo en la escuela, sino de que sus familias puedan pasar tiempo con ellos, o como mucho, que puedan ir a actividades de ocio organizadas, del tipo de campamentos, para no estar todo el día metidos en casa.

Es decir: la conciliación del trabajo con el cuidado de los niños (porque “vida familiar” tenemos todos) requiere muchas medidas distintas, unas grandes y otras pequeñas, en función de las necesidades de los padres y del desarrollo de los hijos. Queremos algo de tiempo de dedicación exclusiva, algo de reducción de la carga o el tiempo de trabajo, facilitar las condiciones laborales de una manera que beneficia también a quienes no sean padres y madres, y que alguien que no sean los padres se encargue de los niños unas pocas (he dicho pocas) horas al día. Y repito, las condiciones son variables y cambiantes. Lo más sencillo es alargar las jornadas de todos, sobrecargando de trabajo a las familias, a los cuidadores externos, y haciendo que los niños no puedan ejercer su derecho a estar con sus padres. También es la peor manera de resolver el problema.