Archivo de la etiqueta: dinero

Propósitos de año nuevo, otra vez.

Llevo varios años poniendo por aquí una lista de propósitos de Año Nuevo. Es una manera de que la lista esté localizada y poder recordarla. Suelo cumplir unos cuantos, más que nada porque intento ser realista. Este año ha sido desastroso en muchas cosas personales (salud mía y de familiares, principalmente), pero algo he podido hacer. Mantuve la tasa de aprobados, aunque lo tenía fácil, con tres grupos de 4º de ESO. Terminé la tesis, de la que solo me queda defender. Con una mezcla de ejercicio físico y control del estrés conseguí no caer enferma de verdad. Sobre el eterno “quiero leer más libros de los que compro y reducir la altura del montón de pendientes”, pues este año ha ido mejor, porque el montón invencible al menos mantiene la altura sin crecer. Sigo tirándome del pelo cuando estoy nerviosa, y he empezado a medir el tiempo que paso online así que ahora podría empezar a reducirlo. Y algo importante: no he roto relaciones, no he cerrado capítulos.

Y estos son los de este año:

Trabajo, dinero, y demás cosas prosaicas:

  1. Mantener la tasa de aprobados en junio es imposible. Subirla al 70% desde el 50% actual sería todo un logro.
  2. Hacer actividades más variadas y más comunicativas.
  3. Volver a ahorrar. Ya sé cómo, y se me da bien, pero una serie de gastos en 2015 me han desequilibrado las cuentas y hay que volver a echarlas.

Salud:

  1. Pues lo de siempre: mantenerla. Que no es igual para todo el mundo, pero en mi caso depende mucho de mí.
  2. Derivado de lo anterior: seguir haciendo ejercicio. Aumentar las distancias que camino sin esfuerzo (este año pasó de casi 5 a 8 kilómetros). Hacer yoga como mínimo en días alternos, y si es a diario mejor.

Hobbies y demás cosas importantes y divertidas:

  1. Como siempre, leer más libros de los que compro. Con reducir el montón me vale. Ahora son casi 280.
  2. Seguir escribiendo en los blogs; resucitar el blog de cocina.
  3. Vaciar el cesto de la costura es mucho pedir… por lo menos empezarlo.
  4. Volver a hacer algún tipo de trabajo manual, como joyería, que la tengo muy abandonada.
  5. Pasar menos tiempo viendo bobadas online y más tiempo viendo series o películas.

La verdad es que me cuesta distinguir “propósitos” de deseos este año, pero aquí están. Lista y preparada para que las cosas cambien.

¿Cómo nació tu conciencia de clase?

Ciclo Cocina Aguilar y CanoMis alumnos del Ciclo de Grado Medio de Cocina, curso 2008-2009, en clase. Menú inglés de pechugas de pollo en salsa y tarta de manzana.

Hace unos días, planteé en twitter que a pesar de la existencia de la “salida del armario” o toma de conciencia casi ya como género narrativo, conozco poquísimas historias personales sobre el nacimiento de la conciencia de clase o el pensamiento de izquierdas. A continuación tuve una verdadera avalancha de respuestas, lo que demuestra que en realidad sí hay ganas de hablar de este tema, sólo que es necesario tener una comunidad receptiva con la que compartirlos, algo que facilite el diálogo más que el simple recitado de una confesión pública. El estado anterior a la toma de conciencia es en unos casos de opresión, y en otros de ignorancia de ser beneficiario de injusticias, pero en ninguna de las personas que me contaron su anécdota me pareció ver algo tan feo como culpabilidad o exhibicionismo.

Hay afortunados que nacieron así. Les viene de familia.

@pradagast: Ah, ¿pero con eso no se nace? ;P

La trini: Me viene de familia de izquierdas y de viajar.

@juliolxxix: Creo que de siempre. Mis padres me inculcaron que eran clase trabajadora, y no eran fontaneros ni obreros en sí, sino ingeniero y maestra.

@mjdelrio: cuando entendí el trabajo de mi madre en el sindicato.

@twistedpalo: cuando vi de niña a mi padre en la portada de El País encabezando una mani en una huelga y me explicaron que no era por ser famoso.

Algunos comentan que su conciencia de clase nació en el propio twitter:

@txuseta: cuando me hice twitter y empecé a seguir a gente de izquierdas. mi entorno no era conservador, pero no se hacía preguntas.

@alrucco: Unas cuantas cuentas de twitter me dieron la “teoría”, digamos. Mi padre albañil trabajando para mi tío empresario me dio un ejemplo práctico cercano.

@miquintopino: Cuando me hice una cuenta en tuiter y empecé a leer a la gente correcta. Yo siempre he sido de izquierdas, pero la conciencia de clase vino después, leyendo. Añade @chachenaguer: Casi como yo, hoyga.

@isarya: Leyéndoos a algunas y trabajando de recepcionista en una clínica privada en el barrio de Salamanca. Ha sido más por leeros. La gente suele ser educada, lo noto más en el trato que da la clínica a según qué personas.

@akisuki: Cuando comencé a leer; de ahí pasé a una mayor información y lucidez.

El primer empleo, a veces en condiciones muy precarias, es un maestro concienciador:

@solserpiente: Cogiendo cebollas a los 17 años para ganar cuatro cuartos. No me hacía falta para comer, pero aprendí mucho de mi lugar en el mundo.

@Morlock71: Cuando con 13 años comencé a trabajar para compaginarlo con los estudios. Fue de camarero, en un restaurante al lado de casa. Tras acabar octavo, comencé ese verano. Luego fui empalmando curros diversos. Con el instituto logré compaginarlo con un taller de reparación de lavadoras y frigoríficos. Así hasta los 17. Tuve la suerte de poder seguir estudiando, pero muchos compañeros de clase se quedaron en la obra o se fueron a la mili.

@El_Taquillero: a veces te viene en la “genética”. Pero sobre todo, cuando empiezas a currar. En mi caso a los 16.

Trabajar en ambientes donde se hace más patente la desigualdad, como la citada Isarya, ilumina mucho. Para varias personas de origen desahogado, conocer a otras con peor situación económica despertó una solidaridad que se convirtió en conciencia de clase obrera, o en una conciencia de una injusticia contra la que luchar. Mi historia, que ya he contado antes, es de este tipo.

@ayquemal: Vengo de familia de izquierdas y mis libros de BUP estaban llenos de hoces y martillitos, pero tomé conciencia cuando dejé la carrera a la mitad y empecé a currar repartiendo publicidad. Yo, desde mi atalaya de niña rebeldita de clase media, lo consideraba algo temporal, no así la mayoría de mis compañeras, de familias humildes y muchas solo con el graduado. Me hizo bajar de las nubes y darme cuenta de que como ellas, yo también era una obrera. Así que en crisis pero sin traumas desde 1999. Me parece muy significativo que muchos tomamos conciencia cuando salimos de las cuatro paredes del espejismo de la clase media.

@ayala3001: Cuando pregunté a mis padres si con el sueldo que pagaban a la mujer que nos limpiaba la casa, ella podía pagar a alguien que le limpiara la casa. Entonces tomé conciencia de que yo era de clase burguesa y de que había una injusticia evidente en ello. Cuando estudiaba me empeñé en currar de verdad en verano. Estuve en cadena de montaje de otra fábrica, mi padre no lo entendía bien pero me venía a buscar en su Mercedes, y  yo le pedía que aparcara lejos para que mis compañeros no vieran el coche. Muy surrealista…

@antoniomaestre: Con 18 años, me fui a trabajar con mi padre. Quemaba pelos de caretas de cerdo con un soplete. Sustituía a un hombre que llevaba 20 años haciendo ese trabajo, 10 horas diarias, cada día. No imaginé esas condiciones de trabajo para una vida.

@NicolasaQM: yo fui al instituto con otras 4 personas de mi clase de 8° EGB. Éramos 105 en ese curso. Vivía en ese barrio, obrero no, lo siguiente, porque mis padres se trasladaron a él como parte de su acción política.

En algunos casos se sintió el clasismo de los demás, la desigualdad, o no tener necesidades cubiertas.

@gmit3: Varias veces repartí propaganda en la misma facultad en la que estudiaba, y algunos compañeros de clase huyeron  como la peste al verme. Por esa época más o menos fue.

@CMDurden: 3º ESO. En un trabajo por parejas, mi compañero no quería hacer nada: “mi padre es empresario y me colocará, no necesito aprobar”.

@Lnihmedu: cuando de niños todos hablaban de los puestos de chupatintas de sus padres, y los míos eran mecánico y técnico de laboratorio.

@morganapendragon: porque no puedo permitirme un seguro médico, por ejemplo. Y cuando quiero comprarme algo lo analizo comparando con mi sueldo.

@Infilanak: Cuando caí en la cuenta en la diferencia entre mi padre (obrero) y mi tía, (accionista y jefa en la misma empresa).

@PakitoMCal: Cuando comprobé que el mérito y la capacidad no eran suficiente para alcanzar mejores puestos.

@_bitterswt: cuando estudiaba peluquería una señora de bien “no valéis para otra cosa y claro, los padres os meten aquí”. Y en general al estudiar y trabajar fuera del barrio y ver lo que se decía de nosotras (barriobajeras y/o sin carrera).

@diasasaigonados: Fue en el pueblo de mi madre, a mediados de los ochenta, con poco más de siete años. Fuimos con unos primos suyos a una finca donde trabajaban para que un niño urbanita como yo viera animales, campo y cosas así. En medio de la visita aparecieron de improviso los señoritos y aquellos rudos campesinos tornaron en personas dóciles y asustadas; prácticamente formaron para saludar a los dueños del cortijo. Todos menos mi padre, que por supuesto se negó a ser parte de aquella farsa. Un simple funcionario que les miró a la cara con todo el desprecio que merecían por ser quienes eran. Me dijo que en la vida me dejara ningunear por nadie, y menos por el mero hecho de que tuvieran más dinero que yo. En el viaje de vuelta, a bordo del symca blanco, me sentí orgulloso de mi padre, sin saber bien porqué, pero sobre todo orgulloso de ser parte de algo que era más grande que yo pero que a la vez era yo. Y así, creo, fue básicamente como sucedió.

La universidad, ya sea por haber estado trabajando o por tener experiencias nuevas, ha formado parte de la transformación de muchos. Lo caro que es estudiar en la universidad, y no sólo por las tasas, pone en relieve las desigualdades económicas.

@anuskatruska: Siempre he convivido en un ambiente de izq, pero lo que se dice conciencia, reflexionada y asumida, vino al pisar la universidad. Y no por un hecho en concreto: fue un proceso paulatino de toma de conciencia de quién soy, de dónde vengo y qué quiero. Estudio en la Complutense y creo que eso lo dice todo; he visto nacer muchas cosas. Es un lugar propicio 😉

@Tabernita: Curiosamente, cuando pusieron de pago el aparcamiento alrededor de la facultad. Vivía en un pueblo sin autobuses y tenía un coche q se caía a trozos, y nada de dinero para pagar por aparcar. Al resto de la gente con coche le importó menos que a mí que hubiera que pagar.

@editora: Cuando me fui de Erasmus (gracias a tres becas) y descubrí que los padres de todos los demás eran gente con estudios y no eran obreros. También recuerdo la cara de una amiga que me tramitó unos papeles para una de las becas y me dijo “el sueldo de tu padre debe estar mal”.

@feminoacid: Llegué a la universidad y descubrí que lo normal era tener menos poder adquisitivo que yo, no más. :/

@nebulina: A los 4 años pedía que subieran el volumen cuando salía Anguita por la tele. Fue algo progresivo. Aún así, cuando noté el alcance de las clases fue al empezar la universidad.

@judg2: Empecé de pequeño, al ver la diferencia entre mi padre, trabajador, y mi tío, empresario con dinero. Acabé de tenerlo claro en la universidad, al comprobar las diferencias entre unos compañeros y otros, los que necesitábamos beca sí o sí, y los que no.

La identificación de la propia valía con el trabajo que se realiza hace que nuestro mundo, y el de nuestra familia, se derrumbe cuando se pierde. Las reacciones a ello pueden ser muy diferentes.

@errejoners: Hace casi 20 años (yo era peque), cuando a mi madre la echaron del trabajo, cogió una depresión enorme y no podía ni llevarme al colegio por las mañanas. Luego tuvo un revival cuando cerraron la empresa de mi padre y se volvió una persona con muchísimo miedo. Nunca lo he abordado desde una perspectiva económica, sino más desde el hecho de tu propia desechabilidad. Todavía en esa época había más acción colectiva y pudieron conseguir buenas indemnizaciones, te hablo de la reconversión industrial. Si pasa lo mismo ahora, el efecto económico no hubiera sido el mismo.

@nielisse: hace relativamente poco, cuando el paro era una constante en mi vida y no lo que le ocurría a otros. Y eso siendo hija de sindicalista, aunque de joven me quedaban como muy lejos los problemas de los interinos y de la educación pública.

@Srta_Angus: yo al hablar con mi pareja, hijo de jornaleros, y al salir de la universidad y darme de bruces con el paro.

Curiosamente, el contacto con la doctrina social de la Iglesia Católica ha contribuido en casos donde al mismo tiempo se contaba con una educación de izquierdas.

@capolanda: Pues en parte porque en casa son de izquierdas, en parte porque era un cristiano sincero (lo último se me pasó).

 @Subnorbook: yo ya venía educado con ella. Un día le pregunté a mi padre con diez años qué era la izquierda, y me lo explicó: “Hijo, la izquierda consiste en creer que todas las personas son iguales y actuar en consecuencia”. Por otro lado mi madre es muy cristiana, lo que viene muy mal para unas cosas, pero para la justicia social vino al pelo.

Muchas personas pasan por el paro, una época de dificultad económica, o trabajos de menor cualificación de la esperada. Muchísima gente tiene algún trabajo temporal compaginado con los estudios, pero de ello no se deriva necesariamente ni adquirir conciencia de clase, ni posicionarse del lado de los débiles. De hecho, casi toda la gente que he conocido en la ruta “estudia una carrera -> trabajo fijo -> sálvese quien pueda” han vivido estas experiencias como una incomodidad temporal y que es injusta sólo cuando les afecta a ellos o a quienes consideran sus iguales. Lo que nos ha cambiado no ha sido sólo la experiencia, sino estar dispuestos a cambiar. Quienes han contestado a mi pregunta han hecho algo bastante difícil, especialmente los más jóvenes. Gracias a todos, y a seguir luchando y educando.

Introducción elemental al presupuesto doméstico.

comprar o hipotecarLa clase de consejo sobre economía que no necesitas con 18 años.

Cuando estuve de Erasmus, la universidad me mandó un pequeño librito informativo con unas páginas sobre economía doméstica que se pueden resumir en: no gastes mucho en emborracharte, aprende a cocinar, si tienes compañeros de piso comparte gastos, pide regalos prácticos a los adultos(1) que se ofrezcan a ayudarte.  Y ya está. El siguiente tipo de consejo económico que recibimos pasa a ser el de la foto. Hablando con gente joven desde adolescentes a universitarios, y comparando recuerdos de infancia con amigos, observo que los consejos que vendrían entre “no te lo gastes todo en salir” y “ventajas de la hipoteca variable frente a la fija”, tampoco se suelen dar en casa, llevados por esa idea que tanto interesa a quien sí tiene dinero que “hablar de estas cosas es de mala educación”, o que esas no son cosas que deban saber los hijos de la casa. Cada persona que se independiza aprende a manejar su dinero desde cero, con la influencia, como mucho, de la imitación inconsciente o el rechazo de las manías y prejuicios de los padres. Así que aquí van unos consejillos elementales sobre cómo hacer un presupuesto doméstico, que es algo que cualquiera puede necesitar.

La idea de este post no es enseñar a ahorrar, ni decirte que si estás mal de dinero es porque no sabes organizarte. No hay ingresos tan bajos que no admitan aprender a hacer un presupuesto, pero sí hay ingresos con los que no se puede sobrevivir o con los que no se puede ahorrar. Igual que saber cocinar no garantiza que puedas poner comida en la mesa.

Como voy a mantener mi explicación a un nivel muy básico, voy a usar como ejemplo a un estudiante con beca, que tiene 5000 euros al año, es de un pueblo lejos de cualquier capital (como mis alumnos) y pasa 10 meses al año en una ciudad universitaria. Tiene 500 euros al mes, por lo tanto. Lo que he dicho sobre “dos adultos, 1900 euros” es parecido, pero voy a suponer que mi estudiante tiene familia y no necesita presupuestar salud o emergencias. Los dos posts se pueden leer juntos, saca tus propias conclusiones.

El primer paso está hecho: convierte ingresos anuales en mensuales. Se puede trabajar por semanas, pero como los alquileres son mensuales yo prefiero los meses. Primero descontamos los gastos fijos, luego calculamos un margen para los “fijos variables” y luego repartimos lo que sobra, si sobra.

Los gastos fijos son el alquiler, el teléfono, internet, luz/agua/gas (que pueden estar incluidos en tu alquiler), transporte. Supongamos que son 200 alquiler, 50 transporte, 50 lo demás, redondeando. 300. A mí me liaba cuando contaba cada cosa según me llegaban los recibos a lo largo del mes, porque no todo se lo cobraban el día 1. Lo mejor es no contar con este dinero nunca, sácalo de todas las cuentas. No existe. Fuera.

Por otra parte, debes añadir a los gastos fijos, si los tienes, los anuales. Si eres un estudiante no tendrás muchos. Puede haber cosas como el seguro del coche o la moto, libros de texto…. Si tienes ingresos mensuales, se cogen los gastos fijos anuales, se dividen entre 12, y se consideran parte fija, apartándolos a una hucha hasta que haga falta.

Los gastos “fijos variables” son las compras del supermercado: comida, higiene, limpieza de la casa. Ya dije que con 250 euros dos adultos comen bien, con carne y pescado. Vamos a dejarlo en 100, redondeando. Es apurado, lo sé. Puedes ajustarlo más adelante. Aquí tienes algunos consejos.

Te quedan otros 100 euros para los demás gastos. Aquí puedes contar por semanas, y te sale 25, o por días, que te sale 3 y sobra un poquito. Yo lo tengo planteado por días, pero dispongo de más dinero. Lo que metemos aquí es todo lo demás: todo lo que comas fuera de casa, material escolar y libros, ocio, ropa, regalos, etc. Cuando tengas que comprar algo que no se gasta, si puedes, recuerda la Ley de Vimes. Si puedes.

Ahora te haces una hoja de cálculo o simplemente una cuadrícula en papel o en un documento de texto y apuntas en dos columnas lo que te vas gastando, y en qué. Una columna es para comida e higiene, y la otra para todo lo demás. A mí hacer una cuenta atrás me resulta angustioso, prefiero ir sumando aunque el resultado sea el mismo. Una vez a la semana o al mes, suma todo para ver si vas bien o si te pasas. Se trata de no pasarte del presupuesto que has establecido. Si un día no gastas, al siguiente tienes el dinero de ese día acumulado; evidentemente no es necesario gastar cada día el dinero asignado, pero sí no pasarte. Apuntarlo todo, absolutamente todo, al menos los primeros meses, sirve para darnos cuenta de “en qué se va el dinero”. También para saber si puedes permitirte hacer cambios, o si tus predicciones no eran realistas.

Con unos ingresos tan justitos ahorrar es dificilísimo. Sobre eso, lo único que te puedo decir es que si puedes apartar aunque sea un par de euros al mes, todo se acumula. Algunas webs que he leído sobre esto recomiendan ahorrar entre el 10% y el 15% de tus ingresos, pero eso no siempre es posible. Eso sí, a mí la hucha de los céntimos me ha sacado de algún apuro serio.

Qué hacer si llega dinero inesperado, un regalo por ejemplo: depende de cuánto sea y de cuánto tengas. Lo primero, cubrir deudas si hay alguna. Lo segundo, pensar si nos va a venir pronto algún gasto importante que normalmente nos cueste mucho hacer, y reservar el dinero para eso. Luego, escoger entre simplemente integrarlo a los gastos comunes, darnos un capricho, o ahorrar, dependerá de cuánto dinero sea y cómo nos pille ese momento.

A qué renunciar si algo sale mal: en mi caso, lo primero es el alcohol. Lo último, ultimísimo, es lo que facilite contacto humano: el móvil, internet, el transporte.

Está claro que llevar un presupuesto no es una fórmula mágica. Es un poco como limpiar la casa: es aburrido y parece que podrías haberlo hecho mejor y más eficazmente. Lo que propongo aquí es una propuesta para quien no sabe, y nunca ha tenido que controlar sus gastos. También para que quienes no necesitáis contar cada euro tengais una pildorita roja. Si tenéis algún consejo más, ahí están los comentarios.

Ser pobre (John Scalzi)

P1020949Ahora ya no soy realmente pobre, pero aún no me atrevo a tirar zapatos.

John Scalzi me ha dado permiso para traducir su texto “Being Poor“, del que os recomiendo el original. También os recomiendo Imagínate, que Comandante Vimes escribió sin conocer el de Scalzi.

Hay más traducciones por ahí, pero no he podido resistirme.

Ser pobre es saber exáctamente el precio de todo.

Ser pobre es enfadarte con tus hijos por pedirte toda la mierda que ven por la tele.

Ser pobre es tener que comprar coches de 800 dólares porque son lo que te puedes permitir, y que te dejen tirado, porque no hay en América un solo coche de 800 dólares que merezca la pena.

Ser pobre es tener la esperanza de que deje de dolerte una muela.

Ser pobre es saber que tu hijo va a casa de sus amigos pero nunca se trae a los amigos a casa.

Ser pobre es ir al servicio antes de ponerte en la cola del comedor escolar para que tus amigos te adelantes y no te oigan decir “el mío es gratis” cuando llegues a la caja.

Ser pobre es vivir al lado de la autopista.

Ser pobre es volver al coche con los niños en el asiento trasero, aferrándote a esa caja de cereales que acabas de comprar, pensando en cómo vas a hacer que entiendan que la caja les tiene que durar.

Ser pobre es preguntarte si tu hermano el rico te miente cuando dice que no le importa que le pidas ayuda.

Ser pobre son juguetes de marca blanca.

Ser pobre es una estufa en una sola habitación de la casa.

Ser pobre es saber que no te puedes dejar 5 dólares encima de la mesa cuando vienen tus amigos.

Ser pobre es desear que tus hijos no peguen un estirón.

Ser pobre es robar carne en el supermercado, freírla antes de que tu madre llegue a casa, y entonces decirle que no tiene que hacer la cena porque no tienes hambre.

Ser pobre es usar ropa interior de segunda mano.

Ser pobre es que no haya espacio para toda la gente que vive contigo.

Ser pobre es sentir que las suelas se despegan de tus zapatos comprados en el supermercado, cuando corres por el parque.

Ser pobre es que el colegio de tus hijos sea el de los libros de hace 15 años, el que no tiene aire acondicionado.

Ser pobre es pensar que 8 dólares la hora es un chollo.

Ser pobre es depender de gente a la que importas una mierda.

Ser pobre es un turno de noche con luz fluorescente.

Ser pobre es encontrar la carta que tu madre le mandó a tu padre, rogándole que le pasara la pensión.

Ser pobre es vaciar la bañera en el váter.

Ser pobre es parar el coche para coger una lámpara que has visto en la basura.

Ser pobre es hacerle un bocadillo a tu hijo y que una cucaracha pase por encima del pan, y mirar al niño a ver si se ha dado cuenta.

Ser pobre es creer que tener el título de Secundaria sirve para algo.

Ser pobre es que la gente se enfade porque estás dando una vuelta por el centro comercial.

Ser pobre es que la policía haga una redada en el piso de al lado.

Ser pobre es no hablar con esa chica porque se va a reír de tu ropa.

Ser pobre es esperar a que te inviten a cenar.

Ser pobre es rechazar un trabajo porque no tienes a nadie que pueda quedarse con tus hijos.

Ser pobre es una acera con muchos trozos de cristal marrón.

Ser pobre es que la gente crea que te conoce por cómo hablas.

Ser pobre es necesitar ese aumento de 35 céntimos la hora.

Ser pobre es que el maestro de tu hijo presuponga que no hay libros en tu casa.

Ser pobre es que te falten seis dólares para pagar la factura de la luz y no tener forma de tapar el agujero.

Ser pobre es llorar porque se te ha caído un plato de macarrones al suelo.

Ser pobre es saber que trabajas tanto y tan duro como cualquiera.

Ser pobre es que la gente se sorprenda al darse cuenta de que no eres idiota.

Ser pobre es que la gente se sorprenda al darse cuenta de que no eres un vago.

Ser pobre es esperar seis horas en urgencias con un niño enfermo en brazos.

Ser pobre es no comprar nunca nada que no han comprado otros antes.

Ser pobre es comprar ramen de 10 céntimos y no de 12 porque así son dos paquetes más por dólar.

Ser pobre es tener que vivir con las consecuencias de decisiones que no sabías que estabas tomando cuando tenías 14 años.

Ser pobre es cansarte de que la gente quiera que estés agradecido.

Ser pobre es saber que te juzgan.

Ser pobre es una caja de lápices de colores y un libro de colorear de un Papá Noël del centro cívico del barrio.

Ser pobre es mirar la salida de monedas de cada máquina de refrescos que ves.

Ser pobre es pensar que se puede basar una relación en tener un lugar a donde ir.

Ser pobre es saber que no deberías gastarte ese dólar en lotería.

Ser pobre es esperar que te devuelvan hasta el último céntimo del cambio.

Ser pobre es sentirte impotente cuando tus hijos cometen los mismos errores que tú, y no te escuchan cuando les suplicas que no lo hagan.

Ser pobre es una tos que nunca se va del todo.

Ser pobre es tener mucho cuidado de no dejar caer nada sobre el sofá, por si tienes que devolverlo.

Ser pobre es un adelanto de 200 dólares de un compañía que te va a cobrar 250.

Ser pobre son cuatro años de clases en el turno de noche para sacarte un título de dos años.

Ser pobre es un futón con bultos.

Ser pobre es saber dónde está el banco de alimentos.

Ser pobre es que haya gente que nunca lo ha sido, preguntándose porque tú has decidido ser así.

Ser pobre es saber lo difícil que es dejar de serlo.

Ser pobre es ver qué pocas opciones tienes.

Ser pobre es correr en el sitio.

Ser pobre es que la gente se pregunte por qué no te fuiste.

“Ellas entran gratis”

Un debate sobre feminismo con hombres muy jóvenes tiende a llegar a ese punto en el que el muchacho suelta una variante de esta frase:

Las chicas entran gratis a las discotecas, por lo tanto el machismo no existe y las feministas sois unas hipócritas porque os aprovecháis de esa desigualdad.

Las mujeres tenemos que hacer frente a una educación sexista, violencia sexual, violencia doméstica, el control social de nuestra sexualidad (“slut-shaming”), discriminación laboral, y que se asuma que las responsabilidades familiares y de cuidado son cosa nuestra, entre otras cosas. El argumento de la discoteca revela que quien lo hace no tiene mayores preocupaciones en la vida que disponer de dinero para el ocio; lo califica como una persona no sólo muy joven, sino de vida excepcionalmente fácil y cómoda. No es fácil discutir con alguien así, porque tiene horizontes muy limitados y una terrible falta de empatía, así que “pero tenemos X otros problemas” es algo que le va a costar aceptar. Sin embargo, puede ser que te apetezca contradecirlo, así que aquí tienes esta entrada. Veamos algunos argumentos por los que este razonamiento es poco correcto.

  1. Lo obvio: las feministas, y también mujeres que no se consideran feministas, sí criticamos esto. Algunos no creen ninguna prueba que aportemos, pero por supuesto que lo criticamos, o boicoteamos los locales que lo hacen. A mí me parece fatal que haya entradas de varios precios, eso lo primero, y lo critico cuando tengo ocasión.
  2. La entrada gratis a discotecas es algo que beneficia a un grupo muy reducido de mujeres: las que son jóvenes y además tienen dinero, tiempo y ganas de ir a discotecas. Olvidas a tu conveniencia los problemas de todas las demás mujeres.
  3. No es un fenómeno tan extendido como quieren hacer creer sus críticos. Una búsqueda google de “chicas gratis discotecas” da pocos o ningún ejemplo de locales concretos que lo hagan, y muchos resultados de foros en los que se critica la costumbre; debates sobre copas gratis o más baratas para las chicas; alguna oferta suelta en la que el número de copas incluidas en la entrada es distinto para mujeres y para hombres. Por ejemplo aquí, la única oferta que he encontrado, chicas con una sola copa gratis; entrada no discriminatoria con dos copas 14 euros. Esto suelen ser fiestas, ofertas, no la entrada habitual al local. También suele ocurrir que la entrada gratis es sólo relativamente temprano: aquí las chicas gratis sin copas hasta la 1:00, y luego todos iguales. No es “chicas gratis”, es “chicas que no beban o que beban poco, gratis si contribuyen a llenar el local a primera hora”.
  4. ¿Por qué copas gratis o más baratas? Porque las chicas beben menos que los chicos,  por costumbre, por seguridad, o por disponer de menos dinero.
  5. El dinero, eso. Las chicas disponen de menos dinero que los chicos. Suelo preguntar a mis alumnos qué paga tienen; los chicos suelen cobrar un 30% más. La última vez que di clases en Bachillerato, la paga media de los chicos era 25 euros y la de las chicas, 15. Otros jóvenes piden dinero a la familia cuando van a salir, lo que obtiene el mismo resultado porque los chicos salen más y vuelven más tarde. Según me dicen mis alumnos, la hora de volver a casa de las chicas es entre una y dos horas más temprano que la de sus compañeros varones. Las chicas no pueden permitirse las mismas actividades de ocio que los chicos. A lo mejor quieres luchar contra la discriminación cobrando lo mismo que tus amigas y volviendo a casa a la misma hora que ellas.
  6. Las mujeres tomamos precauciones extra al salir, para evitar que nos violen o nos agredan, algunas de las cuales nos cuestan dinero, como coger taxis. También conozco a mujeres que no van a discotecas o que van muy poco porque les parece un ambiente poco seguro.
  7. También nos sale más caro arreglarnos para salir. ¿Que es opcional? Sí, claro. Ir a la discoteca también, y el que empezó hablando de lujos y caprichos fuiste tú.
  8. He conocido pandillas que han pagado las entradas entre todos, a fondo común, cuando había diferencia de precios. Ah, ¿que sales en una pandilla de sólo varones? ¿Por qué?
  9. La entrada gratis para chicas es, en parte, un intento de atraerlas a pesar de las dificultades señaladas antes (dinero, tiempo, seguridad), pero sobre todo, y más que cualquier otra cosa, es un reclamo para dar a entender a los chicos que seguro que van a encontrar chicas que ya estarán allí cuando lleguen ellos (recordemos que las ofertas se terminan entre la 1 y las 3). No nos beneficia, nos convierte en mercancía, en decorado de la sala para que no esté vacía cuando lleguen los hombres. Recordemos también que las chicas beben menos: el público que interesa es el masculino. Una discoteca es un negocio, no una labor social. No harían ofertas para chicas si no supieran que los chicos vienen precisamente por eso.

No es fácil, pero chico, ponte en su lugar. Esa chica que ha negociado con más dificultad que tú la hora de volver a casa. Que tiene menos dinero en el bolsillo que tú. Que ha encontrado ropa bonita para salir con más dificultad que tú, y más cara. Que piensa que es imprudente salir sola y por eso queda con las amigas y se organizan para recogerse unas a otras. Que una vez en la discoteca tiene miedo de que le adulteren la bebida y la droguen para atacarla. Que tiene que ir quitándose de encima a tipos molestos. Que piensa que no debería volver sola a casa por si “le pasa algo“. A la que, si de verdad le pasa algo, todos dirán que la culpa fue de ella. ¿En serio crees que tú eres el discriminado?

En contra del turismo

DSC_0020Un bar cerrado desde hace meses en el centro de Ayamonte (Huelva).

Seguramente has oído decir que no está bien basar la economía en el turismo. Esto a veces se dice como “turismo y servicios”. No suscribo esto, no me parece que el conjunto del sector servicios se pueda tratar como la industria turística. Y el sector turístico, desde luego, hay que aprovecharlo económicamente. Pero aquí tienes algunas razones para no tratarlo como principal motor económico.

1. El turismo siempre está subordinado a que las personas de los países donde te has dado publicidad tengan dinero de más. Ir de vacaciones es un lujo. Por eso, ante una crisis económica es de lo primero que sufre. Dependes mucho del bienestar ajeno. No vale bajar los precios: ser turismo barato es peligroso a largo plazo. Quienes desean unas vacaciones baratas siempre las van a encontrar más baratas aún en otro país. Ah, ¿todavía te creías que vienen porque les gusta España?

2. El turismo y la hostelería pueden usarse para el desarrollo, pero no es lo más frecuente. No es que “no produzca”; el sector servicios tampoco. Pero un abogado resuelve conflictos, una médica cura, una peluquera me corta el pelo, sin el transporte no funciona nada más. Son cosas que mejoran la calidad de vida de la gente. El turismo podría estar relacionado con el desarrollo, sobre todo el cultural: restauración de monumentos, museología, gastronomía, por ejemplo. Pero sabemos que no es lo que se suele hacer. Tenemos hoteles, bares, chiringuitos y hamburgueserías. Nada de esto supone una mejora en el bienestar de los habitantes del país. Y en el bienestar de los usuarios…. qué quieres que te diga, no me parece que emborracharse y quemarse al sol sean actividades muy enriquecedoras.

3. Visto por el lado del conocimiento: es la más clara expresión del “que inventen ellos”. Si lo que quieres desarrollar, en un esfuerzo global y sistemático, es el turismo, sobre todo el barato, estás cortando la capacidad de creación de conocimiento del país. Repito: con excepciones en lo cultural y gastronómico, que no son el grueso del turismo en España.

4. Casi todo el trabajo relacionado con la hostelería y el turismo es poco cualificado. Eso significa que estará mal pagado y que los trabajadores son fáciles de sustituir. Además es muy estacional, si dependes de que la gente vaya a la playa. En conjunto es un empleo muy frágil.

5. El turismo aumenta el coste de la vida en la zona turística, lo que es un problema para la población local. Algunas de las zonas con más pobreza de España son muy turísticas. Eso no trae riqueza: sirves hamburguesas por el salario mínimo y los pisos están el doble de caros que a 50 km.

6. El turismo ahuyenta a la población local, convirtiendo ciudades antes estupendas en parques temáticos hostiles a quienes llevaban allí toda la vida. Algunos ejemplos muy conocidos son Venecia y Barcelona.

7. El turismo, especialmente el playero, agrede el medio ambiente.

8. Las soluciones tipo “parque de atracciones/megacomplejo turístico” no son rentables. Hay una fuerte inversión al principio, y luego pérdidas. En España hay cuatro (Isla Mágica en Sevilla, Terra Mítica en Benidorm, Parque Warner en Madrid y Port Aventura en Salou). De los cuatro, sólo Port Aventura da beneficios.

Los únicos que sacan tajada de verdad de todo esto son los constructores, y alguna multinacional instaladora de franquicias. Un ejemplo de cómo se nos ha convencido de que la industria turística española tiene algún sentido es la normalización de la segunda residencia, que para una familia de ingresos medios es económicamente un despropósito. Suponte que pagas 400 euros al mes por la hipoteca y los gastos del piso de la playa. Por doce meses, 4800 euros. ¿Qué vacaciones de lujo no te darías con ese dinero?

No estoy en contra del turismo, así, en bloque. Está muy bien ir de vacaciones. Está muy bien que haya bares y hoteles. Lo que no está nada bien, porque es mentira, es convertirlo en la clave de la economía de un país, que es lo que está ocurriendo. Sólo va a servir para hundirnos más.

¿Son 1900 euros al mes un salario realmente alto?

DSC_0027Lujos. Tras una buena noticia, reventé el presupuesto del mes y le hice una foto a mi autoregalo. Mayo 2013.

En las últimas semanas, me he encontrado con dos visiones muy optimistas del coste de la vida. Primero, una mujer muy joven que está haciendo un ciclo formativo relacionado con cuidados me contó sus planes de independizarse tan pronto como consiga su primer empleo. Y en segundo lugar, Pablo Iglesias dijo “Ningún eurodiputado se atreverá a decir que en España no se puede vivir con 1.930 euros al mes, sobre todo cuando te pagan las dietas”, una frase tan tautológica como “todo es falso salvo alguna cosa”. Evidentemente, si te pagan las dietas tus ingresos no son de 1900 al mes, son mayores.

Luego he visto por ahí cosas como “un sueldo digno”, una expresión que me suena tan rara como “un sueldo cuadrado” o “un sueldo azul”. En mi opinión, el dinero no tiene dignidad, ni indignidad, ni moral, ni nada de eso. Las ocupaciones puede que sí. Mi salario no me enorgullece ni me dignifica, y tampoco me avergonzaba  o era indigna cuando ganaba el salario mínimo. Mi actual trabajo, sí. Cualquier cuestión moral en un salario está en quien lo paga: el ruin, o quien podría sentirse bien, es quien trata bien (?) a sus trabajadores.

Pero veamos, ¿qué tal se vive con 1900 al mes? Aquí hay truco. ¿Cuántas personas pueden vivir con ese dinero? Porque si asumimos que en una casa entran varios sueldos, ya estamos haciendo trampa. Con dos sueldos de 1900 ya no hablamos de 1900, sino de 3800.  A continuación, lo que vamos a ver no es si con 1900 se puede vivir, que sabemos que se puede, sino si es realmente un sueldo alto. Supongamos dos adultos sin hijos ni otras cargas familiares que viven en una zona metropolitana y tienen 1900 euros al mes. Asume dos sueldos mileuristas o que uno de los dos está en paro, nos va a dar igual. Puede que alguna de las cosas que voy a presupuestar te parezcan un lujo, pero lo que estamos viendo es si se puede vivir BIEN con ese dinero.

Hipoteca o alquiler. 500 euros por decir una cantidad redonda. Si te parece poco, sigue leyendo. Nos quedamos con 1400.
Un teléfono fijo con internet y dos móviles. Sólo las facturas, el móvil nos lo regalaron. 90 euros. 1310.
La luz, el agua, el gas, todos esos gastos fijos redondeamos a la baja a 110. 1200.
La pareja tiene un coche, viejo o heredado. Si prorrateamos 500 euros (seguro, ITV, un redondeo para alguna avería) entre 12 meses nos salen 40 euros al mes. Si añadimos la gasolina presupuestamos 200 en total al mes para todos los gastos que da el coche. 1000.
Comida. 250 euros. Esto supone comer un poco, no mucho, de carne y pescado frescos. Mucha verdura y ningún precocinado. 750.
Esta pareja es precavida y reserva unos 50 euros al mes para salud. No tienen un seguro privado, pero piensan en una visita al dentista, unas gafas nuevas, un medicamento, anticoncepción…. 700.

Suponte que piensas en hipotecas mucho más caras. Vamos a invertirlo: la hipoteca son 700 y el dinero libre a fin de mes son 500. Sólo intento calcular un coste medio de una zona metropolitana no  muy cara.

De estos 700 (o 500) euros sale: ahorrar. Comprar ropa. El ocio. Ir de vacaciones. Emergencias, como por ejemplo arreglar cualquier cosa que se rompa. Sustituir lo que se rompe definitivamente. Cortarnos el pelo. Comprar regalos (a la familia, a la compañera que se jubila, al amigo que se casa…). Comisiones en el banco, si las hay (si uno de los dos no tiene nómina, su cuenta casi seguro que cobra gastos). La posible formación académica de quien no trabaje. Te lo digo ya: o ahorras un poco para las emergencias, o tienes margen para el ocio. Las dos cosas no. Es simple. Un par de cervezas y una tapita en el bar de la esquina, varias veces a la semana, son 100 euros al mes. Una semana de vacaciones con avión y hotel, bastante más que eso si lo ahorras y lo planeas. Y así sucesivamente. Se puede vivir con 1900 al mes, siempre que le des muchas vueltas a cada gasto. Muchas, muchas vueltas. Y que no vivas en Madrid, Barcelona, o algún otro lugar con la vivienda muy cara.

Ante esto, hay dos opciones inteligentes compatibles entre sí. Una es exigir que la mayor cantidad posible de bienes y servicios sean públicos y gratuitos. De lo presupuestado, pienso en la telefonía, la luz, el agua, el gas, los gastos por salud, la formación. La segunda cosa, es luchar porque aumenten los salarios de quien gana menos que esto. Protestar por los ingresos de quien gana un poco más que la media no va a beneficiar en nada a quienes ganen menos que ellos. Tu enemigo no es el dosmileurista, precisamente.

Cómo comer bien en un piso de estudiantes.

Por ahí hay muchas webs y muchos libros sobre cómo comer fácil y barato. En ese sentido, recomiendo la iniciativa “5 euros al día” de Anna Mayer (el enlace es al tag en su blog) y Jorge Guitián (posts de él: introducción, continuación, conclusiones).En este blog no hablo de cocina porque ya tengo uno de recetas: éste es el archivo y ésta es la ubicación actual. Lo que voy a hacer hoy es añadir a la iniciativa de Jorge y Anna algunos consejos sobre mi propia experiencia, viviendo sola y compartiendo piso, por eso lo de “presupuesto de estudiante”. Compartir la cocina puede tener inconvenientes para la convivencia, pero a la hora de ahorrar dinero es lo mejor.

Primero, una palabra sobre materiales. Algunas cosas que puedes pedir que te regalen por Navidad son:

– Una batidora de brazo desmontable, si te apetece aprender a hacer recetas que requieran picados finos, salsas que van batidas, gazpacho, crema de verduras, etc.

– Cuchillos de buena calidad. Uno de chef y uno pequeño para pelar son el equipo mínimo. Ejemplos. Y para cortar, una tabla, nada de cortar en el aire, que te vas a quedar sin dedos.

– Una olla rápida. Son la siguiente generación de ollas a presión. Si tienes que pagar tú el gas, es caro guisar carne y legumbres en olla normal. Las legumbres son maravillosas una vez que sabes prepararlas.

Cualquier otra cosa (sartenes, ollas, etc) asumo que la tienes en el piso. Estas son cosas que no suele haber en pisos de alquiler y que, aunque no son baratas, son fáciles de transportar. Piensa a largo plazo: compra los mejores que te puedas permitir. He usado dos batidoras de brazo: la que me regalaron hace 12 años era de calidad y está como nueva. La malilla que compré en una emergencia no me duró un curso porque el plástico se rajó. A esto lo llamamos “Ley de Vimes”(1): lo barato sale caro.

A continuación, hablemos de los compañeros. El peor reparto posible es “comemos juntos, un día cocinas tú, mañana yo, tú pagas lo tuyo y yo lo mío”, porque nunca sabes qué vas a comer, puede no gustarte, y además, el presupuesto de cada uno puede variar. Cuando he comido así ha sido con alguien que ganaba mucho más dinero que yo, lo que me ponía en una posición incómoda. También me he visto en el extremo opuesto: todo el mundo contribuye dinero, y una sola persona cocina. Bueno, yo cocinaba y decidía el menú a partir de los ingredientes escogidos por todos. Lo malo de esto es que genera tensiones en el reparto de poder (sí, sí, poder): quien cocina decide, quien come pone pegas, si “quien cocina no friega” los friegaplatos acaban hartos…. lo mejor es algo más equilibrado.

Las cosas hay que hablarlas. Lo ideal es saber cuánto dinero podemos y queremos poner, qué manías tiene cada uno, y qué necesidades. Hay alimentos que tienen que quedar fuera (uno toma café, otra merienda galletas) y es posible que alguien sólo quiera hacer un reparto parcial porque come fuera o cena poco. En cuanto a poner dinero, a mí me ha funcionado el sistema del fondo común. Cuando sabemos qué gastos son comunes, se coge un monedero o caja o algo así y echamos dinero a partes iguales. Cuando haga falta comprar algo, quien quiera y pueda hace la compra. Así nos ahorramos echar cuentas de si esta vez yo compré servilletas y tú manzanas. El dinero común va al fondo, y el fondo sólo se gasta en las cosas comunes. Si a alguien le dan comidas caseras de su familia los fines de semana, y las quiere compartir, se puede acordar que puntúe como “añadido al fondo común” o hacer un trueque por fregar los platos, la guarnición, etc. Si resulta que un miembro del grupo es de algún lugar con comida deliciosa y barata, y puede traer carne de la sierra, pescado, fruta del huerto de su tío… Estas cosas o se compran con dinero del fondo, o se calcula cuánto valen y ajustamos cuentas. Parece muy calculado y frío, pero hay tantas cosas que pueden producir roces desagradables y pequeñas injusticias cotidianas, que si nos peleamos, que no sea por dinero.(2)

Ya tenemos descartados los descartes y hemos juntado dinero, hagamos primero el menú, luego la compra, y luego arreglamos el menú. ¿Es laborioso? Un poco, hasta que aprendes, pero luego ahorras muchísimo tiempo y dinero. Un ejemplo: Los lunes no vamos a tener nunca nada hecho porque el domingo se lo hemos dedicado a la vida social o los deberes. Así que todos los lunes toca algo rápido (supongamos filetes y ensalada como base, y ya variaremos). Alguien no tiene clase el miércoles y puede vigilar una olla: no comeremos lentejas todos los miércoles, pero si comemos lentejas, será ese día. De esta manera, nos queda un “esqueleto” del menú. En plan “lunes pasta, martes pollo, miércoles nada porque comemos en la facultad, jueves puchero, viernes lo que sobró de puchero, sábado arroz, domingo decidimos sobre la marcha porque estaremos con resaca”. Y con las cenas más o menos igual. Entonces, sobre lo que nos apetece (“esta semana os voy a hacer mi famosa Pasta a la Yo“) hacemos la lista de la compra. Lo mejor es comprar semanalmente. Y cuando vamos a hacer la compra, miramos qué está de oferta. Si pensabas comprar pollo pero están de oferta el pavo, pues pavo. Si hay 3 x 2 en pasta, pues compra para que dure. Y así.

A la hora de cocinar y comer, unos cuantos consejos:

– Evita las salchichas, los fiambres, y demás inventos. Parecen baratos porque se comen porciones pequeñas, pero mira los ingredientes y el precio por kilo. Es comprar agua, fécula de patata, harina de soja, tendones y grasa a precio de carne (3).

– Evita, o programa al mínimo, los precocinados. Los hay de calidad, pero todos salen caros. Los semipreparados (por ejemplo, verdura troceada) no salen a cuenta tampoco si lo que quieres es ahorrar.

– En el supermercado mira el precio por kilo de todo, sobre todo lo fresco. Puede que manzanas en bandeja, manzanas a granel y manzanas en una bolsa tengan precios diferentes.

– Los fritos caseros gastan una cantidad de aceite muy grande. Yo como cosas fritas casi siempre que tapeo, porque me encantan, pero intento no freír en casa. Una especialidad de la comida de supervivencia: la tortilla de patata cocida.

– Cocina para reutilizar. Ahorras tiempo y gas. Por ejemplo: haz el doble de patatas cocidas y con la segunda parte haz ensalada, revuelto, sopa… Otros platos muy reciclables son la sopa, el caldo, la salsa de tomate, el pisto, el arroz blanco. La pasta cocida sobrante está buena frita en tortilla, mejor que recalentada.

– Aprende a trocear bien el pollo. En un momento en el que convivíamos 3 personas, con un pollo hacía: caldo con las alas y la carcasa (sopa y ropavieja o empanada con la carne pegada al hueso); un guiso con los cuartos traseros (para comer con arroz y verdura) y salteado como comida china con las pechugas. Entre 4 y 5 comidas. Entre 8 y 15 raciones, por alrededor de 8 euros (sólo la carne).

– Plantea las comidas más o menos así: 1/3 hidratos de carbono, 1/3 proteínas que no tienen por qué ser animales, 1/3 verdura. Fruta de postre. Esto, si no hay ningún problema nutricional. Es variable, pero no reduzcas la cantidad de verdura. Si piensas en un esquema con “cajones” que tienes que llenar, planear el menú y no comer siempre lo mismo es más fácil. Varía la manera de preparar la parte de hidratos de carbono (arroz blanco, caldoso, en guiso, en ensalada, en sopa…)

– Trabaja las recetas y las técnicas básicas como fórmulas con “variables” que rellenar. Por ejemplo: mucha gente sabe hacer crema de calabacín: un poquito de puerro o cebolla se rehoga con aceite, 1/3 de papas y 2/3 de calabacín, agua, sal, cocemos 20 minutos, trituramos, queso. ¿sí? Pues esto no es la receta de la crema de calabacín, sino la de todas las verduras del mundo. Te puedes inventar la crema de coliflor, o la de espinacas. Y así hasta el infinito.

– Si comes muchos días a la semana fuera de casa, llevarte tupper a diario puede ser pesado, siempre bocadillo es poco sano, y siempre comer fuera es carísimo. Si llegas al extremo de comer fuera 4 días en semana, por ejemplo, puedes alternar. Un día bocadillo (mira, una fórmula para hacer bocadillos ricos), un día comedor universitario, dos días tupper.

– El consejo “usa especias, así no te aburrirás” es cierto. Y salsas. Aprender a hacer salsa de tomate casera o a adornar (con mostaza, especias….) una mayonesa de bote puede apañarte muchos menús y dar variedad. C. M. O. T. Dibbler tenía razón: con suficiente cebolla frita y salsa, nos comeríamos cualquier cosa.(4)

– El café, ese pilar de la dieta del estudiante. La cafetera italiana que se pone al fuego es barata y el café, muy fuerte. La de émbolo también puede ser barata, y el café, más flojo, más o menos igual que el café de filtro, pero es un sistema más rápido. El café de filtro es el de peor calidad. Una cafetera expreso como las de los bares es la máquina más cara, pero si adoras el café fuerte y quieres que te quedo como en los bares, pide que te regalen una. Una cafetera expreso de cápsulas puede tener un precio intermedio pero las cápsulas pueden salir muy caras, y a menudo sólo puedes usar las cápsulas concretas de la marca de tu máquina. Y genera mucha basura, una cápsula por taza de café. Es decir: ahorradores de café fuerte, italiana. Ahorradores de café flojo, francesa o filtro. Fanáticos del café gourmet, pide que te regalen una expreso pequeña pero de verdad, sin cápsulas.

(cita 1) La Ley de Vimes: La razón por la que los ricos eran ricos, razonaba Vimes, era que se las arreglaban para gastar menos dinero.

Tomemos el caso de las botas, por ejemplo. Él ganaba treinta y ocho dólares al mes más complementos. Un par de botas de cuero realmente buenas costaba cincuenta dólares. Pero un par de botas, las que aguantaban más o menos bien durante una o dos estaciones y luego empezaban a llenarse de agua en cuanto cedía el cartón, costaban alrededor de diez dólares. Aquélla era la clase de botas que Vimes compraba siempre, y las llevaba hasta que las suelas quedaban tan delgadas que le era posible decir en qué lugar de Ankh-Morpork se encontraba durante una noche de niebla, solo por el tacto de los adoquines.

Pero el asunto era que las botas realmente buenas duraban años y años. Un hombre que podía permitirse gastar cincuenta dólares disponía de un par de botas que seguirían manteniéndole los pies secos dentro de diez años, mientras que un pobre que solo podía permitirse comprar botas baratas se habría gastado cien dólares en botas durante el mismo tiempo y SEGUIRÍA TENIENDO LOS PIES MOJADOS.

Esa era la teoría “Botas” de la injusticia socioeconómica del capitán Samuel Vimes. (Terry Pratchett en Hombres de Armas)

(2) En La Verdad, se explica que los enanos no se casan hasta que pueden pagar a sus futuros suegros el coste entero de haber criado a su pareja. Luego pueden recibir un regalo, pero lo importante es que entras en el “mundo adulto” saldando toda la deuda que supuso la crianza. Y esta es la reacción de un humano al saberlo:

-Supongo que para un humano, eso suena un poco…. frío – dijo William.
Buenamontaña lo miró otra vez con atención. – ¿Quieres decir, en comparación con la maneras cálidas y maravillosas en las que los seres humanos resuelven sus asuntos? – dijo- No hace falta que contestes.

(3) Olían bien. Siempre pasaba. Y entonces mordías una, y descubrías una vez más que Voy-A-La-Ruina Escurridizo podía encontrar usos para partes de un animal que el animal no sabía que tenía. Moving Pictures.

(4) De Moving Pictures. Pero Dibbler no decía “salsa” sino, concretamente, mostaza.

El precio de la naturalidad

Es fácil observar que las mujeres dedicamos más dinero y más tiempo al cuidado personal que los hombres. Pero surge una duda si queremos analizar esto en serio desde mi punto de vista feminista tirando a radical: ¿cuánto de esa diferencia es necesaria para estar integradas en la sociedad sin tener mucho problema? Hagamos una comparación entre un hombre y una mujer lo más parecidos posible, en una situación que requiere buena presencia un poco conservadora, como un trabajo cara al público o una entrevista de trabajo.

La mujer va a ser una concreta: yo. Esta es mi lista de la compra, de momento.

  • Pelo: Mi pelo es rizado, seco, y canoso. Necesito tinte (tengo demasiadas canas para ir 100% natural sin parecer hippy). Vaselina para no macharme de tinte. Champú y acondicionador para pelo seco o teñido. Algún tipo de producto de peinado, tipo espuma. Un peine de púas muy anchas. Si quiero ir verdaderamente conservadora necesitaría un cepillo, un secador y una plancha.
  • Cara. Necesito una limpiadora o jabón suave, una hidratante con protector solar y otra sin él. Unas pinzas de depilar. Bandas de cera fría.
  • Cuerpo. Desodorante. Cuchillas de afeitar. Una pastilla de jabón que huela bien. Una hidratante corporal (necesaria si me depilo o afeito las piernas). Bandas de cera fría.
  • Manos y pies. Cortauñas. Lima. Alicates. Crema de manos.
  • Maquillaje: mantendré esta cuenta separada de las demás, porque podría considerarse opcional, y en el mínimo de productos que uso cuando quiero estar “maquillada pero natural”. Base, corrector, eyeliner, colorete, una sola barra de labios. Desmaquillador de ojos. Algodones.

El hombre equivalente necesita:

  • Pelo: Necesariamente corto. Champú, gomina.
  • Cara.
  • Cuerpo. Desodorante. Una pastilla de jabón que huela bien.
  • Manos y pies. Cortauñas.

Las condiciones de la “compra” son:

  • Ver tres listas paralelas en un supermercado barato (Dia), uno intermedio (Mercadona, Carrefour) y uno caro (Corte Inglés).
  • No voy a comprar nada para enseñaros el ticket después, os vais a tener que fiar de que voy a la tienda y tomo notas.
  • Buscaré precios intermedios. Marca blanca donde la haya

¿Me falta algo?

Recortes y empleo

Pongámonos en lo peor. Esto no es una cuestión de rigor periodístico, ni nada parecido. Es una profesora de secundaria poniéndose en lo peor.

Primero, el sueldo. La bajada del año pasado no fue de un 5% en mi caso, fue de un 8%, que yo siento como la pérdida de una nómina completa al año.

La inflación ha sido poco más o menos del 3%. Eso supone una pérdida de poder adquisitivo acumulada del 11%. En mi caso es más porque con un traslado forzoso, ahora pago un 20% más de alquiler.

Subamos el IVA. Ha subido cuánto, ¿dos puntos? Vale, redondeemos hacia arriba. Pérdida de poder adquisitivo del 15%.No sé cuánto me van a subir el IRPF, así que lo dejo así.

Supongamos (y esto es adelantar acontecimientos) que desmantelan MUFACE y se cargan la sanidad pública. Me busco un seguro privado que me sale por el equivalente de media nómina al año. Eso es un 4% del salario con el que empecé. Recorte total de mi poder adquisitivo de un 19%.

Redondeemos esto al 25% imaginando se sube la gasolina, la luz, el gas, etc. Mi capacidad de ahorrar, que es mucha, desaparecería. Muchos gastos comunes ahora (una cervecita, comprarme un libro, salir de tiendas, ir al cine, viajar), también.

Me olvido de los principios, de mis ideas políticas, de la hemeroteca, porque hay otra cuestión económica importante: mi marido está en paro desde hace dos años. Llega un punto en el que acabo por pensar que si todo lo que se está haciendo va a servir, de algún modo indirecto que no entiendo, para que aumente el empleo y él encuentre trabajo, pues irá una cosa por la otra. Pero por otra parte, con el nivel actual de recortes y el sueldo que puede esperar ahora, estaremos sólo un poquitín mejor que en sus primeros meses de desempleo.