Archivo de la etiqueta: la culpa la tienen los demás

El problema de la “revisión de privilegios”

El post de hoy es la traducción de un artículo de Tom Midlane, que me llamó la atención por lo acertado de su crítica al fenómeno de la “revisión de privilegios” entendida como eje y centro de la izquierda, del activismo, o de la práctica de la justicia social. Es de las mejores críticas que he leído hacia el activismo online, a pesar de que el autor no se refiere específicamente a lo que hacemos en Internet. También me gusta porque no critica activismos concretos; leo con demasiada frecuencia cosas del estilo de “el problema del feminismo online es…” y no veo ese tipo de escrutinio para casi nada más.

En lo que no estoy de acuerdo con el autor es en la simplificación que da título: “mientras nosotros discutimos, ellos nos roban nuestros derechos”. Hay problemas más complejos detrás de cómo y por qué la derecha ha ocupado el poder sin mucha reacción en contra. No creo que la dinámica de la revisión de privilegios, particularmente en redes sociales, sea principal responsable de ello, ni tampoco de la proverbial división de la izquierda.

Sobre la “revisión de privilegios” mi pregunta es ¿y luego qué? Dejadme que compare con la religión. En el catolicismo, primero pides perdón, entonces eres perdonado y entonces realizas algún tipo de reparación de tus errores. Esta es una dinámica con la que todos en España estamos familiarizados aunque no seamos católicos. En el calvinismo, el reconocimiento de tu pecado, que no es un acto sino que forma parte de tu impura naturaleza de ser despreciable, no sirve para mucho. Tú por tus propios medios no puedes hacer nada para “reparar” tu condición. La “revisión de privilegios” funciona exactamente así. No cumple ningún propósito útil ni para ti ni para los demás más allá del masoquismo de decir “yo para esto no valgo”. Y quien más alto dice “yo reviso mi privilegio” es quien más ha expiado sus culpas. Mira, pues no.

Y ya os dejo con el artículo.

***

El problema de la revisión de privilegios.
Mientras nos preocupamos por nuestros posibles prejuicios, no estamos luchando contra la Coalición.

La izquierda, hay que decirlo, tiene una larga tradición de luchas internas. Grupos separados por diferencias ideológicas mínimas se separan en facciones rivales, defendiendo agresivamente su interpretación de La Ruta Verdadera. Es el ejemplo perfecto de lo que Freud llamó “el narcisismo de las pequeñas diferencias”: comunidades adyacentes y con objetivos aparentemente idénticos, que están en una disputa constante, adoptando poses extravagantes para distinguirse unas de otras.

Durante un tiempo, parecía que la caída del Muro de Berlín y el auge de internet podrían traernos una nueva era de protestas: más comunal, con menos apoyo en los viejos dogmas. Pero en el mundo de internet, individualista, anárquico, y frecuentemente anónimo, los progresistas modernos se han topado con un medio muy efectivo de dividirse entre sí: la revisión de privilegios.

Para los no iniciados: “revisar tu privilegio” consiste en mantener una alerta permanente sobre las formas en las que puedes estar obteniendo algún tipo de beneficio social, cultural o económico como resultado de tus orígenes: tu clase social, raza, género, orientación sexual, y así sucesivamente. Si alguien habla cuando no le toca, se le dará la orden de revisar sus privilegios. Es una colleja, una manera de decir: “piensa en cómo tus circunstancias personales influyen en lo que estás diciendo”.

En Octubre [de 2012], Ariel Meadow Stallings, fundadora de Offbeat Empire (una serie de blogs sobre estilos de vida alternativos) escribió un post brillante llamado “Activismo para matones: revisión de privilegios y riñas semánticas como deporte online”. Meadow Stallings diagnosticó el problema como que los progresistas se pasaban en su entusiasmo por revisar sus privilegios hasta atacarse unos a otros, pero yo no estoy tan seguro. A pesar de que la idea surge, obviamente, de unas intenciones honorables, creo que todo el discurso alrededor de los privilegios es destructivo por su propia naturaleza – en el mejor de los casos, una distracción colosal, y en el peor, un medio para auto-investirnos a todos de guardianes morales dispuestos a regular las palabras y la conducta hasta de nuestros compañeros de viaje.

¿Te preguntas porqué importa esto? La respuesta es simple: importa porque la revisión de privilegios ha infectado absolutamente el pensamiento progresista. Mientras una amplia sección de la izquierda está atacando obsesivamente deslices verbales en Twitter, la derecha está actuando: desmontando sistemáticamente no sólo el Estado del Bienestar sino el Estado mismo.

La revisión de privilegios asume la peligrosa falacia posmoderna según la cual sólo podemos entender aquello de lo que tenemos experiencia directa. Sin conceptos como la empatía y la imaginación, que nos ayudan a reconocer nuestra humanidad compartida, nos atomiza en una serie de grupos taxonómicos cada vez más pequeños: transexual de clase obrera, mujer negra discapacitada, hombre heteronormativo.

Peor aún, bloquea la actividad política. Una amistad mía, con mucho talento, leyó Chavs de Owen Jones y dijo que le hizo “muy consciente de mis privilegios de clase media”. A mí me hizo querer prenderle fuego al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Mi amistad es profundamente activista, pero para muchos, simplemente ser conscientes de su privilegio cubre la misma función que firmar en una petición online: una manera de creer que has hecho algo sin implicarte de verdad.

En muchos respectos, el sistema de revisión de privilegios es el espejo perverso del capitalismo salvaje: mientras que la creencia absoluta en el libre mercado requiere una actitud de triunfalismo y una agresiva falta de empatía, los “privilegios” requieren una actitud de autohumillación constante digna de alguien en Alcohólicos Anónimos.

Ni por un momento estoy defendiendo que los prejuicios sean irrelevantes. Creo firmemente en que hay que llamarle la atención a la gente que utilice términos que inciten al odio, pero una cosa es imponer consecuencias a expresar opiniones racistas, sexistas o transfóbicas, y otra distinta ladrarle a alguien que revise sus privilegios porque se han expresado de manera un poco torpe. Sin detenerse al acusarnos a todos de intolerancia y discriminación, la revisión de privilegios busca convertirnos en detectives privados a la búsqueda constante de errores lingüísticos.

La revisión semántica quisquillosa que nos anima a hacer el “privilegio” es un pensamiento distante, desconectado de cuestionar o intentar cambiar el orden hegemónico. Es una política de la identidad que asume la posición post-ideológica como un hecho y acepta que nada va a cambiar excepto pequeños detalles. Dentro de la red de seguridad adoptada a priori, se te concede un parque en el que jugar a juegos de palabras divisivos y deliberadamente confusos. Los lobbies corporativos no podrían haber inventado un sistema mejor para neutralizar la acción colectiva.

En esta concepción del “privilegio” está implícita una idea simple: cuantos más puntos tengas en el bingo, menos peso tiene tu opinión. Esto tiene el efecto catastrófico de convertir debates sobre racismo, sexismo, transfobia, clase y discapacidad en un juego de piedra-tijera-papel, pero también es importante que descarta la larga historia de reformadores sociales, de Karl Marx a Tony Benn, con orígenes privilegiados.

El privilegio se convierte en un círculo vicioso: cualquier intento de criticar esta dinámica se da con la acusación “como tienes privilegios puedes permitirte no pensar en el tema”. Pero esa no es la cuestión. Siempre he sido consciente de que al ser el hijo de una familia blanca y de clase media, mi vida es más fácil que la de otras personas – pero es que es precisamente eso lo que me empuja a buscar la justicia social por los que han tenido menos suerte que yo. Los prejuicios existen. Vivimos en un mundo tremendamente injusto. Pero convertir nuestras circunstancias personales en una especie de concurso no consigue absolutamente nada.

Aquí, un ejemplo de lo ridícula que puede llegar a ser la cultura de la revisión de privilegios. Gethin Jones, un hombre transexual, escribió esto sobre transfobia en la web feminista The F Word. “al ser un hombre trans, [blogueras transfóbicas] me han acusado de ser misógino, querer obtener privilegios masculinos y de ser una lesbiana reprimida (algo poco probable teniendo en cuenta que soy bisexual). Que me acusen de haber transicionado para obtener privilegios me irrita, considerando el privilegio cis que he perdido en el proceso”.

Es un ejemplo de libro de esta clase de pensamiento llevada a su conclusión lógica. ¿Así es como queremos vivir, comparando toda y cada una de nuestras acciones con alguna lista teórica? La ironía cósmica de todo esto es que el mismo concepto de “privilegio” es inherentemente privilegiado, y requiere una comprensión sofisticada de ideas sociológicas complejas sobre la raza, el género y la sexualidad.

Mientras tanto, allá en el mundo real, están desmantelando la Seguridad Social, el sector público se está privatizando, van a romper en pedazos cualquier resto de bienestar social, y todavía les quedan recortes por hacer. En lugar de convertir cada cosa que decimos en un problema, dejemos de lado nuestras diferencias y contraataquemos.

Educación de derechas.

La derecha y la educación infantil: nada para los pobres. Aparcaniños para algunas trabajadoras.

La derecha y la Primaria: instrumentales a saco, y poco más. Artísticas, los ricos en casa por la tarde. Los pobres que se aguanten si se aburren.

La derecha y la Orientación psicopedagógica: Un estorbo, a menos que consista en dictar la ruta de cada alumno.

La derecha y el desarrollo tardío: pruebas de nivel cada pocos años. Si no las superas es que eres un incapaz.

La derecha y el principio de la adolescencia: el momento de cribar elementos no deseados del sistema. Se ceban en los 13-15 años.

La derecha, la alta capacidad y la excelencia: o cómo las notas altas son la medida de todas las cosas.

La derecha y la Secundaria: el momento de demostrar cuánto eres capaz de memorizar. Y si no, a la calle o a la ruta B.

La derecha y el Bachillerato: una Academia dorada a la que sólo deben acceder grupos selectos.

La derecha y la enseñanza de las ciencias: prepárate para ser médico o algo que le resulte útil a las empresas. Si eres buen estudiante de ciencias, tienes que ser médico, o quizá ingeniero. El resto de carreras son de segunda.

La derecha y la enseñanza de las letras: todo lo que no sirve para estudiar empresariales o idiomas no existe. Emigra, friki de mierda.

La derecha y la formación profesional: lo que diga la CEOE.

La derecha y la educación en valores: El cristianismo y el neoliberalismo no son opinables. Todo lo demás ya veremos.

La derecha y las familias: son libres de escoger que sus hijos estudien religión o en colegios privados.

La derecha y los docentes: el enemigo.

La derecha y los medios materiales: No, los niños no necesitan tanto. Sí, los niños necesitan urgentemente que sus profesores utilicen en el aula ordenadores y tablets.

La derecha y las enseñanzas artística y musical: Esas cosas inútiles. (@Judg2)O, en su caso, hobbies bonitos para los ricos.

La derecha y la EOI: ese problema molesto para las academias privadas.

Problemas con libros de texto, 2: expansión infinita.

A los libros de texto se les plantean, sobre todo, dos objeciones independientes: una, su precio, y otra, que favorecen un método de trabajo pasivo por parte del alumnado, una comunicación vertical y unidireccional docente -> clase. Una tercera objeción es que sería mucho mejor utilizar medios electrónicos y una cuarta, que hay libros que contienen errores sobre lo que pretenden enseñar. Algunas de las soluciones propuestas son, según el problema, que no se renueven a menudo y que se presten; que el trabajo sea más dinámico y colaborativo (algo en lo que el libro puede ser una base, no son el mal absoluto); y el uso de recursos electrónicos, no siempre accesibles desde internet. Se suele recomendar prescindir del libro, más que mejorarlos.

Hoy voy a tratar un inconveniente muy concreto de los materiales de mi materia, que es inglés de Secundaria, observando las posibles alternativas: la tendencia de los materiales a expandirse, multiplicando su precio. Esto no es nuevo, ya pasaba hace veinte años cuando yo estudiaba, pero ahora hay algunas alternativas.

1.El libro de texto. Precio aproximado: 30 euros. El libro tiene algo que es más útil al profesor que al alumno, que es la secuenciación de contenidos. Es decir, puedes usar un libro como guión para ver qué trabajar y en qué orden pero no atarte a las actividades que se propongan (esto yo lo hago mucho). Para el alumno, hay una secuencia de actividades y nada más. Alternativas gratuitas u online, regular. Los profesores podemos usar el mismo libro indefinidamente, pero lo más difícil de sustituir son los textos de lectura. Hasta que no te ves en ello no te das cuenta de lo difícil que es adquirir comprensión lectora, y textos de nivel elemental, adecuados para adolescentes, gratuitos o sin derechos de autor, no es fácil encontrar. Los puede elaborar el profesor, pero es como pedir al profesor de lengua que componga sonetos: se puede ser un magnífico profesor y no tener la habilidad o la imaginación de crear textos adecuados para trabajar comprensión lectora. Ojo que no hablo de materiales en general sino concretamente de la lectura.

2. El libro de actividades. Precio aproximado: 20 euros. Esto es un sacadineros bastante poco ético, no sólo porque se divide el material en dos pares arbitrariamente, sino porque aquí es donde van todos los contenidos de teoría para el alumnado. En Andalucía, donde los libros son gratuitos, está cubierto el libro principal pero nunca éste porque teóricamente es un libro de apoyo, pero el que sí está permitido pedir sólo tiene actividades y los “workbooks” contienen: actividades; glosario con transcripciones fonéticas y significados en español; apéndice gramatical; guiones y otras ayudas para aprender a redactar; fichas de autoevaluación. Además, ahora mismo en Andalucía tenemos prohibido que haya libros de compra obligatoria: o los facilitamos nosotros, o son optativos. ¿Solución? dado que los libros de texto necesitan una autorización de la Comunidad Autónoma correspondiente, no autorizar un libro “principal” que no contenga las partes “teóricas” (el glosario, el suplemento gramatical, etc).

3. Las gramáticas. Precio medio 30 euros. Se recomiendan en bachillerato y a veces sustituyen al libro de texto. Son el libro que me parece más fácil de sustituir por actividades online, porque se esas sí hay muchas, buenas, y gratis. Yo nunca obligaría a comprar una gramática.

4. Los libritos de lectura. Precio medio 10 euros. Sirven para practicar la lectura con textos más largos, que además son narraciones. Por diversos motivos, los libros de uso general en ESO y Bachillerato presentan textos con muy poca variedad en este sentido. Hay reportajes, descripciones, variantes adaptadas de lenguaje periodístico, cartas y diarios de jóvenes con nada más complejo o estimulante que “lo que hice en vacaciones”. Algunos textos están muy bien, pero no hay diálogos, fantasía, o ficción. Los libritos de lectura adaptada son casi tan caros como una novela juvenil que los alumnos leerían por placer, pero son muy cortos, son impuestos, y a menudo no gustan. Alternativas online: ninguna que yo conozca en niveles elementales. Lectura de letras de canciones, que aunque sean breves al menos dan variedad. Alternativas más baratas que obligar a comprarlos: darlos en préstamo. Eso sí, cualquier actividad estandarizada de evaluación requeriría tener tantos ejemplares del mismo libro como alumnos tengamos. Se puede evaluar la lectura por otros medios, pero claro, es algo más de trabajo.

5. Diccionario bilingüe. Unos 15 euros, aunque hay mucha variación. La única ventaja que veo en el diccionario de papel frente a diccionarios online es que los estudiantes de Secundaria no saben o no quieren distinguir un diccionario de un traductor online, lo que les lleva a cometer errores graves.

Resumiendo: a un alumno de ESO o Bachillerato se le puede llegar a exigir la compra de hasta 5 libros por valor total de unos 100 euros para una sola materia, Inglés. El único libro que podrá usar más de una vez es el diccionario. De todos estos materiales, el más completo es, engañosamente, el supuesto “libro de actividades” que refuerza el libro principal. Hay unas partes más sustituibles que otras por opciones online o gratuitas: lo más fácil de sustituir es la gramática y los diccionarios, y lo más complejo, la lectura. Yo opto por un sistema mixto, ecléctico, por compartir recursos, y por exigir mucho más a unas editoriales que no deberían dividir el contenido en pedacitos.

 

 

¿Son 1900 euros al mes un salario realmente alto?

DSC_0027Lujos. Tras una buena noticia, reventé el presupuesto del mes y le hice una foto a mi autoregalo. Mayo 2013.

En las últimas semanas, me he encontrado con dos visiones muy optimistas del coste de la vida. Primero, una mujer muy joven que está haciendo un ciclo formativo relacionado con cuidados me contó sus planes de independizarse tan pronto como consiga su primer empleo. Y en segundo lugar, Pablo Iglesias dijo “Ningún eurodiputado se atreverá a decir que en España no se puede vivir con 1.930 euros al mes, sobre todo cuando te pagan las dietas”, una frase tan tautológica como “todo es falso salvo alguna cosa”. Evidentemente, si te pagan las dietas tus ingresos no son de 1900 al mes, son mayores.

Luego he visto por ahí cosas como “un sueldo digno”, una expresión que me suena tan rara como “un sueldo cuadrado” o “un sueldo azul”. En mi opinión, el dinero no tiene dignidad, ni indignidad, ni moral, ni nada de eso. Las ocupaciones puede que sí. Mi salario no me enorgullece ni me dignifica, y tampoco me avergonzaba  o era indigna cuando ganaba el salario mínimo. Mi actual trabajo, sí. Cualquier cuestión moral en un salario está en quien lo paga: el ruin, o quien podría sentirse bien, es quien trata bien (?) a sus trabajadores.

Pero veamos, ¿qué tal se vive con 1900 al mes? Aquí hay truco. ¿Cuántas personas pueden vivir con ese dinero? Porque si asumimos que en una casa entran varios sueldos, ya estamos haciendo trampa. Con dos sueldos de 1900 ya no hablamos de 1900, sino de 3800.  A continuación, lo que vamos a ver no es si con 1900 se puede vivir, que sabemos que se puede, sino si es realmente un sueldo alto. Supongamos dos adultos sin hijos ni otras cargas familiares que viven en una zona metropolitana y tienen 1900 euros al mes. Asume dos sueldos mileuristas o que uno de los dos está en paro, nos va a dar igual. Puede que alguna de las cosas que voy a presupuestar te parezcan un lujo, pero lo que estamos viendo es si se puede vivir BIEN con ese dinero.

Hipoteca o alquiler. 500 euros por decir una cantidad redonda. Si te parece poco, sigue leyendo. Nos quedamos con 1400.
Un teléfono fijo con internet y dos móviles. Sólo las facturas, el móvil nos lo regalaron. 90 euros. 1310.
La luz, el agua, el gas, todos esos gastos fijos redondeamos a la baja a 110. 1200.
La pareja tiene un coche, viejo o heredado. Si prorrateamos 500 euros (seguro, ITV, un redondeo para alguna avería) entre 12 meses nos salen 40 euros al mes. Si añadimos la gasolina presupuestamos 200 en total al mes para todos los gastos que da el coche. 1000.
Comida. 250 euros. Esto supone comer un poco, no mucho, de carne y pescado frescos. Mucha verdura y ningún precocinado. 750.
Esta pareja es precavida y reserva unos 50 euros al mes para salud. No tienen un seguro privado, pero piensan en una visita al dentista, unas gafas nuevas, un medicamento, anticoncepción…. 700.

Suponte que piensas en hipotecas mucho más caras. Vamos a invertirlo: la hipoteca son 700 y el dinero libre a fin de mes son 500. Sólo intento calcular un coste medio de una zona metropolitana no  muy cara.

De estos 700 (o 500) euros sale: ahorrar. Comprar ropa. El ocio. Ir de vacaciones. Emergencias, como por ejemplo arreglar cualquier cosa que se rompa. Sustituir lo que se rompe definitivamente. Cortarnos el pelo. Comprar regalos (a la familia, a la compañera que se jubila, al amigo que se casa…). Comisiones en el banco, si las hay (si uno de los dos no tiene nómina, su cuenta casi seguro que cobra gastos). La posible formación académica de quien no trabaje. Te lo digo ya: o ahorras un poco para las emergencias, o tienes margen para el ocio. Las dos cosas no. Es simple. Un par de cervezas y una tapita en el bar de la esquina, varias veces a la semana, son 100 euros al mes. Una semana de vacaciones con avión y hotel, bastante más que eso si lo ahorras y lo planeas. Y así sucesivamente. Se puede vivir con 1900 al mes, siempre que le des muchas vueltas a cada gasto. Muchas, muchas vueltas. Y que no vivas en Madrid, Barcelona, o algún otro lugar con la vivienda muy cara.

Ante esto, hay dos opciones inteligentes compatibles entre sí. Una es exigir que la mayor cantidad posible de bienes y servicios sean públicos y gratuitos. De lo presupuestado, pienso en la telefonía, la luz, el agua, el gas, los gastos por salud, la formación. La segunda cosa, es luchar porque aumenten los salarios de quien gana menos que esto. Protestar por los ingresos de quien gana un poco más que la media no va a beneficiar en nada a quienes ganen menos que ellos. Tu enemigo no es el dosmileurista, precisamente.

Delicadeza.

Hace meses, un alumno me dijo en privado que le había molestado un chiste hecho  su costa por otro profesor. La broma era bastante inocente, pero era comprensible que el crío se sintiera algo molesto. Al comentárselo yo en privado a un puñado de profesores que no incluía el de la bromita, el comentario general fue que el alumno era demasiado susceptible, a pesar de que sus formas fueron impecables (hacerme una queja privada a mí para que yo mediara si lo consideraba necesario).

El muchacho inspira ternura. Es bajito, delgado, y tímido. Y en clase de inglés, me ha salido solo llamarle con un apodo. Supongamos Baby, por si nos está leyendo. Al terminar la clase le pregunté si le molestaba, y se quedó pensando, antes de decir, “no, ¿por qué?” Y su cara de sorpresa era para hacerle una foto. Debía ser la primera vez que un profesor le pedía permiso para algo.

Seré tonta, pero me da un poco de pena que mis alumnos no estén acostumbrados a que les pidan permiso para nada. En la profesión está difundida la idea de que un alumno enfadado con un profesor nos mandará a sus padres por haberles tocado un pelo de su santa cabeza, pero la realidad es que la mayoría aguanta con resignación las bromas, la ironía, el sarcasmo, los gritos, las preguntas impertinentes.Y creo que a todos nos iría mejor con un poco de suavidad y de delicadeza.

 

 

 

El copiado

Tengo una pelea mil veces repetida con los alumnos de 1º de la ESO. Les digo: “Haced tal cosa que viene en el libro. Tenéis cinco ( siete o diez) minutos”. La idea es que pasado ese tiempo, lo corregiremos tanto si han terminado como si no. Mi objetivo es que pasen X tiempo pensando solos o por parejas, y si algunos tienen problemas, que el tiempo extra se emplee durante la corrección.

Pasa el tiempo, y hay quien no ha empezado siquiera, porque estaban copiando todo el enunciado con su mejor letra. “¿Cuándo fue la ultima vez que os mandaron un copiado?” Me dicen: “El año pasado había que copiarlo todo”. Y me pregunto, maestras de primaria: ¿Por qué? ¿De qué sirve copiar después que que han aprendido a escribir?

El copiado es, casi casi, la peor de las malas costumbres bienintencionadas que se pueden tener en educación. Odio tener que enseñar a mis alumnos a dejar de hacerlo en el aula.

 

Qué es de verdad el fracaso escolar.

Se habla de fracaso escolar sin saber lo que es.Es muy importante tener en cuenta que en 3º y 4º de ESO existe una variante llamada “Diversificación” donde entran alumnos de buena conducta y malos resultados que hayan repetido algún curso. Eso supone un seguro anti-fracaso para los alumnos que se esfuerzan (hasta aquí, todas las estupideces que digan los políticos sobre la cultura del esfuerzo), y todo lo que se nos escurre entre los dedos ocurre antes, a veces muchísimo antes.

Estas son todas las principales causas de fracaso escolar que he encontrado como profesora:

Un 10% de alumnos que dejan de venir a clase alrededor de los 12 a 14 años. Eso significa entre 6º de Primaria y la edad a la que estarían en 2º de ESO si no hubieran repetido nunca. Los centros de enseñanza avisan a los Servicios Sociales del Ayuntamiento de que los alumnos no vienen a clase, y es lo último que sabemos de ellos.

Un 10% de alumnos que no quiere hacer nada, por pura desgana y desinterés, y punto. A veces son chicos y chicas listos que podrían aprobar si trabajaran un poquito. No es una cuestión de metodología: asisten a clase obligados, no trabajan con ningún profesor en ninguna materia, y en su personalidad oscilan entre inquietos y muy pasivos.

Aproximadamente un 5% tiene una dificultad de aprendizaje, o una discapacidad intelectual, detectada tarde, mal o nunca por el sistema educativo. Cuando nos damos cuenta, la criatura tiene lagunas en su educación de entre uno y tres años.Esto no incluye a los alumnos con dificultades o discapacidades detectadas a tiempo y a los que se han puesto refuerzos, clases de apoyo, etc.

Otro 5% más o menos tiene problemas personales graves que les impiden asistir todos los días, atender en clase, hacer deberes… Me he encontrado cosas como depresiones provocadas por el divorcio de los padres, hermanos mayores (chicos y chicas) convertidos en cabezas de familia por enfermedad o abandono de los padres, cosas así. A veces estos problemas son relativamente breves y provocan como mucho repetir un curso. Si se prolongan, ya tenemos un absentista más.

Unos poquitos tienen tan claro su futuro en un trabajo concreto, no cualificado, que no le ven sentido ninguno a conseguir el título en ESO.

Un número muy variable, que no puedo precisar pero que en un centro que funciona es menor del 10%, está al filo de necesitar un apoyo, un refuerzo, un pequeño extra de atención, que no se les da por falta de tiempo, por negligencia, porque no dan guerra, porque son casos límite y aprueban unas cuantas….

Nada, NADA, nada de todo esto puede corregirlo una ley educativa que modifique las rutas que siguen actualmente los alumnos. Y cualquier político o educador que diga lo contrario miente, o no sabe de lo que habla.

El peso de las mochilas.

El argumento más tonto que oigo en contra de los libros de texto, o a favor de los libros digitales, es que los libros pesan mucho, porque en realidad, la mitad del peso de las mochilas no debería estar ahí.

Los alumnos de secundaria tienen aproximadamente diez materias, y seis horas de clase al día. En un día normal, pueden necesitar cuatro o cinco libros, y un bloc en el que tomar apuntes o hacer ejercicios. ¿Verdad? Pues no. Para empezar, tienen un cuaderno por asignatura. Algunos profesores les obligan a ello, pero son una minoría. Los alumnos usan cuadernos en lugar de blocs o folios, lo que dobla el peso. Y además, a veces, por ejemplo en mi caso con inglés, tienen un cuaderno de actividades comprado aparte. En ese caso, una buen cantidad de alumnos lo traerá a diario. Llevamos más de la mitad del curso y la mayoría de mis alumnos aún no han aprendido una regla de mi método de trabajo vigente desde el primer día: el libro B es solamente para hacer deberes, jamás vamos a trabajar con él en clase, y nos toca revisarlo en un día fijo de la semana. Pues no. Se lo traen a diario. Por si acaso.

Si todas las materias fueran iguales, entre libro A, libro B, y cuaderno, se traen el triple del peso que les pedimos. Quizá cuando trabajamos hábitos de estudio y de vida saludable deberíamos insistir en que no se traigan nada que no necesiten.