Archivo de la etiqueta: PP

El aborto por supuestos y sus problemas

En primer lugar, como bien indica @indvbio, nadie es “pro-aborto”, porque a nadie le gusta el aborto. Hay absoluto consenso en que el aborto es el fracaso de la anticoncepción o de un embarazo (incluso deseado). Se puede ser pro-anticoncepción, pero pro-aborto no es nadie. Pro-derecho a decidir queda muy largo, pero de momento es lo que hay.

Supongamos que el embrión o feto es un ser humano. Ante esto, recomiendo este texto de Carl Sagan. Mi interpretación: ante los intereses de la embarazada y los intereses del embrión, una medida salomónica utilitaria es considerar humano al feto capaz de mostrar ondas cerebrales humanas típicas (semana 30). Otra medida que se puede aplicar es la capacidad de sentir, es decir, la presencia de cualquier clase de actividad cerebral (semana 22). De todas maneras, sigue dando igual: si el embrión es persona, tenemos que hacer frente a intereses contrapuestos, como en todas las demás situaciones jurídicamente relevantes.

Desde un punto de vista puramente práctico, no nos interesa que el embrión sea persona legal. Los abortos espontáneos deberían llevarnos a juicios por homicidio (involuntario, o negligente). 3 años de cárcel, por ejemplo, para una embarazada drogadicta. 25 años de cárcel por cada aborto. Si crees que eso no es bueno ni justo, es que el feto no es una persona.

Algunos defienden la existencia de supuestos legales para permitir abortar. Esto significa algo bastante ruin: que unos fetos son más valiosos que otros, y que quienes no están pasando por un embarazo (legisladores, jueces, personal sanitario) pueden decidir sobre el mismo, mejor que la mujer que sí está embarazada.

Algunos supuestos comunes son: la violación. Pensar que un feto puede ser abortado porque su madre no deseó el acto sexual quiere decir que el acto sexual deseado debe ser castigado con un embarazo. El tópico “si tuviste relaciones sexuales, enfréntate a las consecuencias” desvela una actitud de castigo. Creí que se trataba de salvar vidas. Y un aborto, queridos, ya es una consecuencia. Aparte, me repugna la idea de que si los embriones son personas, un embrión fruto de una violación tiene menos derechos que un embrión que no lo es.

Otro supuesto: el riesgo para la salud o la vida de la madre. Aquí el problema es fundamentalmente, cómo delimitamos “salud”, y “riesgo para la vida”. Y tendríamos médicos que no realizan una operación para no arriesgarse a que se les denuncie. Y la posibilidad de que la embarazada muera, e incluso el feto también, si se valora que lo que corre peligro no es la vida sino la salud, y no lo suficiente como para justificar el aborto. Por ejemplo, en caso de cáncer.

Un supuesto también complicadísimo, más que los anteriores: las malformaciones del feto. Pueden ir de inviabilidad completa, es decir, acortar un embarazo que no puede llegar a término porque el embrión morirá antes, o la expulsión provocada de fetos muertos, hasta abortar fetos que podrían ser personas discapacitadas pero sin mayores problemas. Por ejemplo, síndrome de Down. Que una ley permita abortar en cualquiera de estos casos, y no en general, supone una declaración estatal de inferioridad de seres que hemos supuesto, para empezar, que son seres humanos. Que no lo permita en absoluto, es una aberración y una tortura psicológica para las embarazadas.

Ante esto, el aborto libre supone, simplemente, confiar en que cada mujer embarazada sabe qué es lo mejor para ella y para su familia. Que somos capaces de tomar solas decisiones morales, y tomarlas bien. Suponer que si no se prohíbe el aborto, lo usaremos mal, es tratarnos como a niñas, asesinas, o animales de cría.

La estrategia de Esperanza Aguirre

Esperanza Aguirre tiene una estrategia ante los medios de comunicación que muchos admiran por lo bien que le sale siempre, pero que es en el fondo muy simple. Se trata de hacer, a la vez o casi a la vez, dos cosas: el anuncio de que se toma desde ya una medida que es perjudicial para la gente (supongamos, subir una tasa o crear un impuesto) y el anuncio de que la Presidenta de la Comunidad de Madrid tiene una opinión sobre un tema muy controvertido.

Si la semana que viene el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid anunciase ciertos ajustes en la cantidad de hijos por familia en pro de una mejor relación con nuestros aliados en el más allá, así se nos comunicaría la noticia:

“…bszbszbssz y Esperanza Aguirre propone que todos los puentes y días festivos sean trasladados al viernes más cercano”.

– Anda que… ¡nos van a dejar sin puentes!
– ¿Rajoy no decía que los puentes iban a ser en lunes?
– Pues yo prefiero los puentes en lunes a los puentes en viernes.
– Nah, si lo dice para llevarle la contraria a Rajoy.
– ¿No era el dueño de Mercadona el que decía que le parecía bien que quitaran los puentes?
– ¡El dueño del Mercadona es un cabrón!
– Pues mi cuñada trabaja en Mercadona y está muy contenta.
– Oye, ¿qué han dicho que van a hacer con los primogénitos?
– Ah, no sé, yo no me he enterado.