Archivo de la etiqueta: verso liberado

Corazón en bandeja.

No,
no voy a poner mi corazón en un poema.
No,
No en un poema como en una bandeja.
Porque entonces
ese pedacito de mí –quizá tuyo-
lo leerán otros,
y otros se lo contarán a alguien.
Mi corazón, que empezó mío,
y luego fue tuyo
acabará repartido.
Cortado con tenedor y cuchillo.
Todos podrán compararlo con los que ya conocen:
Los otros corazones puestos en blancas bandejas,
Pinchados sobre un panel,
Intimidades que otros incautos (no yo)
Pusieron en un poema para compartirlas.
Yo no,
prefiero no ponerlo.
No.
En un poema, no.
No va a ser en un poema donde te dé mi corazón.

(Ithaca, Abril 2005)

 

Soneto para amadas meteorológicas.

IMGP2785Hay una sola palabra «primavera»,
pero no hay una sola primavera.
Yo conozco dos.
Necesitamos dos palabras para las dos primaveras.
Una primavera fría,
Esquiva,
Primavera que muestra pero no da.
Beatrice, Dark Lady, Laura, Stella, Elisa,
De blanco cuello blanco que no puedes besar.
Primavera de escalofrío y lluvia,
Una flor al día.
Cada tierno brote una semana de anhelo,
Cielos azules que prometen brisa suave
Pero engañan.
Cuatro meses de súplica y diez días de calor,
Conozco primaveras (¿o eran mujeres?) así.

Y otra primavera ardiente,
Colores que estallan,
Toda entregada entera,
Flores y fruta y luz,
De golpe.
Es la amiga del verano,
Ahogo, sofoco, bochorno, treinta y siete grados,
Exigencias.
Te dio placer y te hará sudar.
Conozco primaveras (¿o eran mujeres?) así.

Cuando estalle la revolución.

20110925081

Cuando llegue la revolución
y me pille trabajando,
o peleando con la musa,
o dando caricias,
saldré a la calle a ver cómo la montáis.

Entre las cosas que haré durante la revolución
está bailar.
No he planeado si sola o acompañada.
Pienso cocinar.
Sí, para vosotros.
No te sorprendas;
Alguien tiene que hacerlo.
Siempre hay alguien que hace café mientras los demás tienen una catarsis.

Por último,
me sentaré
con alguien que se deje mimar.

Cuando haya estallado la revolución
venid,
sentaos conmigo,
contadme cómo lo habéis hecho.

Poema escrito en sincronía con «Cuando llegue la revolución«, de @mmisery, a partir de estos tuits:

mermelada y revolucióncuando llegue la revolución