En las clases donde hay mal ambiente de trabajo y los alumnos charlan y pelean, salgo pensando que no doy clase, porque paso demasiado tiempo llamándoles la atención, mandando callar, en fin, intentando imponer orden.
En las clases donde hay buen ambiente de trabajo y los chicos tienen interés y ganas de trabajar, doy menos clase de inglés todavía. Hablamos de psicología, de cómo creen ellos que hay que educar a los niños pequeños, de música, de las noticias, de geografía, de nutrición, de cine, de televisión, de qué es el coltán y de la etimología de «radical».
Cada seis semanas, pongo delante de todos los grupos un examen que tiene ejercicios parecidos a los que vienen en el libro y que probablemente ellos han hecho en algún momento entre debatir la saga Crepúsculo, o entre sermones sobre la necesidad de que dejen de tirarse bolitas de papel. El caso es que yo entrego esas fotocopias, las recojo una hora más tarde, y están escritas con algo que es, efectivamente, inglés. Lo han aprendido en alguna parte, pero yo no sé de quién porque yo, desde luego, no he sido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.